ELDP

Poder económico "vs" poder político

“De las políticas actuales de las grandes empresas transnacionales dependen las economías de los Estados, incluso las decisiones políticas y sociales nacionales son reflejo de esas medidas que se implementan por las corporaciones de carácter mundial, que logran dos cometidos: a) Que esa industria mundial pueda esquivar con gran facilidad las obligaciones tributarias y, b) Escurrirse de los sistemas jurídicos, principalmente de la materia laboral, es decir se sitúan en aquellos territorios donde menos cargas laborales se imponen y, escapan de las regulaciones ambientales, esto es que, las grandes plantas industriales se ubican en aquellas naciones donde existe mayor flexibilidad en el medio ambiente, basta con observar los problemas que existen actualmente en China o India, grandes ejemplos de la economía mundial, pero con un pésimo control ambiental y enormes facilidades laborales. Entonces, ¿qué medidas le quedan a los Estados Nación aplicar? Lo cierto es que en tanto se disponen a reaccionar, las grandes corporaciones se ocupan en que los Estados Nación cada día se encuentren menos fortalecidos.

La forma de debilitamiento, a decir del profesor francés Jaques Chevalier -CHEVALIER, Jacques, “El Estado pos moderno” Universidad Externado de Colombia, Bogotá, 2011- es creando estados más pequeños, que se conforman en sus dimensiones, como en sus capacidades. En sus dimensiones, observamos que ha surgido un regionalismo muy extraño en ciertas provincias de los países Europeos, hoy es el caso de Cataluña, que desafortunadamente se está ideológicamente utilizando un vetusto “nacionalismo catalán” para dividir el Estado Español, lo cual permitirá de ser así, la conformación de dos estados más débiles aun, pues siendo la puerta de Europa para gran parte de América Latina y África, en parte se podrá contener la migración, pero principalmente, se aprovechará la dependencia económica de dos naciones frágiles.

En la disminución de las capacidades de los Estados, la necesidad de préstamos internacionales, -empréstitos-, la tecnológica de punta y la contratación masiva de trabajadores que solamente las grandes corporaciones cuentan con atributos para fomentarlo, permite que el poder económico de las transnacionales sea el que controle actualmente al poder político del Estado, y por ello la necesidad de las puertas abiertas por los Estados. Así, las políticas públicas actuales se desarrollan en las oficinas de estas corporaciones y se ejecutan en los despachos de los poderes públicos, por hoy el frágil poder político es controlado por el poder económico, y hoy todavía no se conocen los instrumentos por los cuales se pueda contener.

Silvino Vergara Nava