ELDP

Juicios Orales, la renovación de la enseñanza en el Sistema Penal Acusatorio Mexicano

La Reforma Constitucional del 18 de junio deL 2008, de carácter “integral”, al renovar las instituciones que componen los Sistemas de Justicia Penal, Penitenciario y de Seguridad Pública, fue una respuesta del Estado Mexicano a la problemática del pasado que manifiesta sus consecuencias en el presente, teniendo como objetivo establecer una contención para enfrentar la problemática actual y sentar bases firmes que permitan encarar los retos del futuro.

Ante la demanda ciudadana y los compromisos internacionales adquiridos con anterioridad, el Estado Mexicano optó por la homogeneización con los sistemas de justicia penal de América Latina, al incorporar el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, cuya principal característica para su consecución y desarrollo es la “Oralidad”.

El Estado Mexicano, en su composición constitucional, como muestra del Estado Constitucional Democrático de Derecho, incorpora en su Sistema Jurídico principios que sirven de base a los Derechos Fundamentales que los gobernados tienen frente al ejercicio del poder público y a la autoridad le determina su campo de acción como límite para ejercer sus facultades.

De acuerdo con el capítulo transitorio que contempló una “Vacatio Legis” de ocho años -periodo de tiempo entre la publicación de una ley y su entrada en vigor- el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio entrará en total operación y vigencia con fecha límite el 18 de junio del año 2016 para la Federación, Distrito Federal y los Estados. Con tal cumplimiento de la reforma constitucional, el Sistema Penal Acusatorio proscribirá el Sistema de Justicia Penal Mixto con tendencia inquisitiva, que es hasta la actualidad excesivamente formal y poco garantista.

Por lo anterior, es importante destacar la responsabilidad del Sistema de Educación en nuestro país a nivel profesional, que se encuentra como otro de los conductos implementadores  para determinar los lineamientos que integran los programas de estudios de las licenciaturas en Derecho, Áreas Periciales y de Seguridad Pública, que forman parte de la enseñanza en las aulas de los nuevos operadores del paradigma que implica el Nuevo Sistema de Justicia en Materia Penal, quienes deberán dejar atrás los vicios de las prácticas del Sistema de Justicia Penal Mixto Inquisitivo, mismos que han empañado la percepción general de la procuración e impartición de justicia.

En conclusión, podemos apuntar que el éxito de la reforma pesa principalmente en los jóvenes, quienes serán los operadores del nuevo sistema de justicia, representando un cambio de tipo “generacional” en nuestro país.

Alberto Zenteno Meza