ELDP

El Juicio de Amparo

Las reformas constitucionales de junio de 2011 introdujeron en el sistema jurídico mexicano una protección más amplia para los habitantes de la República Mexicana en materia de derechos, se implantó en la inicial parte del artículo primero constitucional: "En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta constitución y en los tratados internacionales de los que México es parte, así como de las garantías para su protección...". Como consecuencia de ellos, el 2 de abril de 2013, entró en vigor una nueva Ley de Amparo en México.

Sin embargo no basta con el reconocimiento formal de una prerrogativa en favor de las personas, es necesario además que existan mecanismos que hagan efectivos esos derechos, que nos garanticen su defensa cuando son violentados por parte del estado, estos son los llamados medios de control constitucional, entre los que se encuentra el juicio de amparo.

Así, el juicio de amparo procede contra actos (u omisiones) de autoridad que violen derechos humanos (tanto los reconocidos en la Constitución Mexicana, como los establecidos en los tratados internacionales –a la fecha nuestro país ha signado más de 180 tratados internacionales en materia de derechos humanos-); dicha procedencia puede hacerse efectiva en dos vías: la indirecta y la directa.

Cientos de folios pueden escribirse respecto del juicio de amparo y si bien hay que recordar a los grandes maestros, hoy tenemos que poner la vista en los estudiosos del nuevo juicio de amparo, recomiendo un libro electrónico, realizado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación denominado "El juicio de amparo en lenguaje llano" en el cual de manera sencilla explica el juicio y su procedencia (http://www.sitios.scjn.gob.mx/codhap/sites/default/files/acc_ref/LibroLeydeamparoenlenguajellano_0.pdf), y "La nueva ley de amparo" cuyo coordinador es el Ministro José Ramón Cossío Díaz (Editorial Porrúa).

Gabriela Moreno