Bisnes en serio

Entre motivos te veas

Bacho: Oyes Chucho, a vers… quieres brincar a la competitividad y ganarte el mercado basándote en el enfoque de las necesidades de tus clientes y no en el cochino dinero, y te olvidas de lo esencial e ‘importantioso’, o séase, el enfoque original de tu idea de negocio, ¡¿pos cómo?!

Chucho: ¡PUM, PAZ, SHOCK! Nel apreciadísimo Mai, ‘naiden’ lo ha olvidado. Pasa que hay que irse ‘step by step’, pasito a pasito. Una vez que quedó claro que enfocarse al dinero no es el objetivo primario, sino la consecuencia lógica de satisfacer a los clientes, pus ¡next!

B: ¡Pus después de ‘to you’! Es que ese enfoque es precisamente el que estaba en la mente del emprendedor cuando ‘soñó’ su empresa. Obviamente tenía muy presente a sus posibles clientes, sus necesidades y qué podría ofrecerles para satisfacerlas. ¿Me entiendes, Méndez?

C: ¡Segurolas, Federico! Y mira que esa es la esencia hoy día: volver a lo básico y centrar lo verdaderamente importante y estratégico para el futuro de cualquier negocio, ser útil y amable con el cliente. Ese es el enfoque de metodologías tales como Lean Start Up y Lean CANVAS, Maicito.

B: ¿A poco no es fácil de entender? ¡O-no-ma-to-pe-ya! Sí, eso es lo que mueve a los negocios ‘in the whole world’, oséase, en todo el planeta, en el orbe, en el mundo mundial. Es una visión renacentista, como traer de vuelta al tal #Pokémon…

C: Este, seeeeeee… Y por eso todas las principales metodologías de apoyo y guía para el futuro emprendedor coinciden en que el tema debe continuar en el centro de la implementación de la idea de negocio. De ahí parte todo,es cómo el génesis, o el BIG-BANG.

B: Afirma, 10-4 mi Chu-cho-chitos. Pero si vieras cómo de pronto se les olvida a muchos.

Y ‘nomás pa’ confirmar su importancia, ese olvido provoca múltiples fracasos al ir cambiando las necesidades y deseos de los clientes y el mercado, y la empresa alejándose de ellos. Digo, namás digo.

C: Pagan caro el descuido, #posoye. Pero mira, sólo para que no se olvide,vámosle despepitando el tema de esas tan mencionadas y actuales metodologías de guía para el emprendedor a nuestros dos queridos lectores. Con esas nos vamos la ‘prótzima’. ¿Sale?

Estás en lo cierto, Ba-chó-mpiras...