Bisnes en serio

¿Más mezcla, “maistro”?

Bacho: Chucho… ya hablamos de cómo elegir medio y mensaje, pero cuando hablamos de cuánto invertir en comunicación, como que te sordeaste… Hiciste como que la virgen was talking to you, no te hagas…

Chucho: ¡Para nada! Solo dije: “no es tema”, seeee. Pero ahora sí que lo es, ¡déjate venir que es polka!

B: Seeeee… El gran reto de definir cuánto invertir, está en identificar un presupuesto, y establecer qué objetivos queremos cumplir, cómo medirlos, y cuantificarlos para verificar el retorno de esa inversión.

C: ¡Chales, ya te me “fuistes” muy lejos! Vamos barajeándola más despacio, ¿va? Primero, identificar, como lo comentamos el chat pasado, qué medios son los que tus clientes más siguen o están más expuestos (periódicos, radio, TV, etc.). Digo, si tus clientes no ven TV, ¡pues ahí te ves, ni pensar en eso!

B: Seee. Una vez identificados los medios, debes definir cuánto dinero le piensas o quieres meter a cada uno de ellos para evaluar si los consideras todos, o tienes que “medirte” en el gasto eligiendo solo algunos.

C: Pero eso depende de qué objetivos quieres alcanzar con tus mensajes. Ok, la publicidad no vende por sí sola, se usa para generar opiniones favorables a nuestra marca. Ahora, ¿amarra esto con la inversión? Pareciera que no hay modo de hacer que cuadren las cuentas, pero es cosa de ser muy claro y objetivo.

B: ¡Correcto! Si cada medio tiene diferentes niveles de costo, alcance o cobertura de personas, y ventajas para alcanzar cada objetivo de comunicación, entonces debemos estimar el retorno requerido ¿Me sigues?

C: ¿A dónde? ¡Ah por eeesoo..! Sí, claro; es importante establecer qué medios y tipo de mensajes ayudan con cada objetivo; luego, checas cuánto te cuesta difundirlos, pues vas a invertir en aquellos que te dan mayor certeza de generar el comportamiento deseado en el consumidor; o sea, que vengan a verte.

B: ¡Yesss, oooqueeiiss! Si necesitas difusión a varios tipos de clientes y tienes presupuesto, pues elige más medios; si andas restringido, jerarquiza tus clientes y escoge el más importante hoy e invierte primero en ese; ya tendrás tiempo y recursos después a “provocar a los demás”. Se trata de mezclar solo canales efectivos, combinar solo aquellos que te posicionen, que te pongan en primer lugar en tus clientes meta.

C: “Según el sapo es la… seeee”. Gastar, sí, pero inteligentemente, ni de más, ni de menos. Lo necesario.

B: ¡Mesmamente…! Y siendo muy crítico, muy práctico y estratégico. Y de ello va el próximo chat. Seee.