Bisnes en serio

El factor “human side”

Chucho: ¡Eit, Bacho Bacho, estás ahí! Cómo decía el Tío: ¡déjate venir que es polka con el tema de hoy!

Bacho: ¡Aquí ‘toooy! Con singular alegría Mai. Ya que el chat pasado le “entrastes” a la “objetividá” y así, es menester hoy día, hablar del lado humano del emprendedor y el efecto que genera a su empresa, ¿va?

C: Nombre Bacho, es tema fino…qué digo fino, ¡finísimo! Los emprendedores desconocen el efecto que tiene considerar a las empresas como“personas”. ¡Las organizaciones son grupos sociales y todo afecta!

B: Mira, Chucho, el emprendedor debe saber que sus colaboradores, como personas que son, quieren –y deben- ser bien tratados. No son máquinas, ni cosas o animalitos. Bueno, unos menos que otros. Seeee.

C: Este seee… El trato del líder en cualquier tipo de empresa, su comunicación, su forma de comportarse, y los valores detrás de sus decisiones, marcan el desarrollo de su equipo de trabajo. No es cosa menor.

B: Ahí te encargo el gran efecto que causa en la confianza del personal, su motivación, compromiso, responsabilidad y productividad. Es inteligencia emocional aplicada a la empresa al 100%, ¡es mágico, Mai!

C: ¡Pues sacando conejos de la chistera! La clave del lado humano está justamente en no perder de vista que la persona es más importante que los objetivos, y que en todo caso, hay que promover que todo el personal logre realizarse en el trabajo efectuado. Empleado mal tratado, hace mala chamba. Harakiri, Mai.

B: ¡Qué fuerte! Y aun así, has de creer que algunos “jefes” lo siguen haciendo, por miopía o desconoci-miento, pero lo hacen. Formar un verdadero y muy competitivo equipo de trabajo dentro de tu empresa, implica crear el ambiente propicio para que las personas se desarrollen y potencien todas sus habilidades.

C: Que saquen lo mejor de ellos, así como tú se los testimonias. ¡Obvio! Talleres, charlas, rotaciones, capacitación, recompensas… Todo ayuda, el asunto es elegir aquellas que se apeguen a nuestra visión.

B: ¡Ya te metiste en camisa de once varas! O sea, el líder de la empresa debe, con el ejemplo de sus propios comportamientos, enseñar a su personal lo que ellos deben ser. Se llama congruencia, amigos.

C: ¡Sopas, perico! Si quieres que tu equipo sea honesto, ético, creativo, comprometido, responsable, cum- plidor, y todos los etcéteras que gustes, debes actuar y proyectar eso mismo en todo momento. Entonces, el emprendedor debe primero redefinirse, y esa no es chamba fácil. Lo comentamos el próximo chat, ¿va?