Bisnes en serio

Medios completos


Chucho: A ver Bacho, entonces en qué quedamos, ¿ya sabes qué decir y por dónde? La semana pasada dijimos que era importante establecer tu estrategia de comunicación y con ello ya comenzar a difundir.

Bacho: Sí, peeeero… también hablamos de que la elección del medio (o los medios) era tan importante como el diseño del concepto y la imagen, para que el esfuerzo del plan realmente ayude a posicionarnos. Y la verdad, es que no todos sabemos cómo seleccionarlos y entonces definir qué sí y qué no usar.

C: ¡Acabas de poner la llaga en el dedo! Bueno, al revés, pero lo que quiero decir es que la selección y uso de los medios suele ser el talón de Aquiles de muchas organizaciones, no solo de empresas comerciales.

B: En el programa de radio hablamos de que la campaña de comunicación era como una canción, con diferentes “instrumentos” que provocan una gama de “tonos” que generan la armonía ideal para la marca. El asunto es que, algunos de los “instrumentos” no están bien afinados y generan ruido en vez de “notas”.

C: Es que mira, es importante entender que cada medio debe promover la mejor comprensión de la imagen, y ello idealmente se traducirá en el famoso posicionamiento. Desde el punto de vista de una empresa, el que la gente tenga excelentes referencias de la marca ayudará mucho a que todos los mensajes que se envíen tengan mayor receptibilidad –o sea, apertura a lo dicho-. Por eso, hay que apoyarse en datos duros sobre qué medio enriquece mi imagen, y sobre todo, maximiza los mensajes.

B: Este, seeeeee… Ya te aventaste dos que tres palabrejas que suena bonito, me parece que andas “encafetado” #Tusiempre Pero creo que se comprende: usar medios (o canales, vaya) es una necesidad de las empresas, pero es tan importante que no puede dejarse al azar, al gusto… o al presupuesto.

C: Por eso te decía que debemos usar datos duros para elegir el canal o medio: el alcance que tiene en el mercado, el número de ejemplares o suscriptores que tiene, la línea editorial, el nivel de influencia… Si te fijas, son datos que tienen que ver con el medio mismo, y no con su versatilidad creativa, prestigio o costo.

B: ¡No bueno…! Acabas de romperle el esquema a más de cuatro. Todo esto significa que no hay medios buenos ni malos, sino congruentes o no con la imagen de la marca. ¿Y entonces, cómo procedemos?

C: Plan, estrategia, objetivos, y sobre todo, medición… ¡Y esto último es un rollazo! Pero será en otro chat.