Bisnes en serio

Manual de sobrevivencia VI: pedir para seguir dando

Bacho: Mai, Mai… iniciando mes, y ánimas que a aquél no se le antoje cambiar el orden mundial por un berrinchito, ¡imagínate cambiar todos los mapamundis y globos terráqueos de las escuelas!

Chucho: ¡Nambre, cómo crees! Esto es un ajuste financiero y pa’ meter miedo a los productores de petróleo, se va a pagar en ‘dollares’ y todo tan tranquilo, ‘has de vers’.

B: Este, seeee… Oye, pues hablando de cuestiones financieras, quedamos en hablar de tipos de inversionistas con quienes se puede hacer sinergia pa’ crecer, ¿remembreas?

C: ¡Clarín, cornetas! ‘Iras?, usualmente un emprendedor requiere hacer inversiones fuertes para arrancar o hacer crecer su negocio, y no siempre éste está en su billetera, su chequera o en el banco.

B: Es que en ocasiones la liquidez no es una cualidad del que va iniciado, Mai. Pero por ello hay personas que están dispuestas a echar un ‘push’ con recursos que tienen disponibles.

C: Ándese, mesmamente. En general se les llama Socios Capitalistas, pero pueden entrar en diferentes rubros.

B: Así, está quien pone varo, o el que aporta maquinaria, o incluso su nombre o linda cara, con el interés de que el negocio vaya creciendo y obtener un beneficio económico.

C: Por otro lado, están organizaciones que pueden ‘fondear’ a la empresa cobrando cierto interés, o instancias de gobierno que pueden dar ese dinero sin compromiso de devolución…

B: …siempre y cuando se compruebe el ejercicio lícito de los recursos, Mai; si no, ‘peleishon’ y a devolver el varo.

C: Oh sí. Y por último están las plataformas de Crowfounding, donde el interesado crea una cuenta, pone detalles y alcances del proyecto, y las personas aportan dinero si es que el beneficio les resulta atractivo.

B: El chiste es que todas estas opciones pueden ayudar a obtener recursos; lo importante es analizar los compromisos que cada uno trae y decidir por el más conveniente y tener claro que la transparencia es la premisa mayor; siempre hay que rendir cuentas.

C: ¡Simón! Con cuchupos a otro lado. Estee, seeee.