Bisnes en serio

Futureando querencias

Chucho:…y como dijo Jack: “vamos por partes” Mai. Al cierre del chat pasado mentaste que el ‘chiqueo’ al cliente debiera considerarse dentro de las inversiones, ahora explicas porque explicas, o se te arma la…

Bacho: ¡Hombre pero bueeeenooo…! Digo, así por las buenas, claro que sí. ¿Sólo pongo de nuevo en contexto, sí? ‘Chiquiar’, término harto técnico para referirnos a querer a tu cliente, atenderle, darle un plus.

Chucho: Ajá, y eso viene al caso por aquello de consentir al cliente. Pero al final enfatizaste así muy sácale punta que no hacerlo afectaba la inversión. Me hace algo de sentido, es considerar estas ‘compensaciones’ como herramientas para el cierre de ventas, ¿pero de eso a que no hacerlo nos afecta?

Bacho: Oohh… Va, ojo al chícharo: cuando hacemos recompensas a los clientes, remarcamos la huella emocional, ¿sí? Hacerlo siempre, mejorar la experiencia, y se promueve la fidelización. Una persona fiel a tu marca ha de regresar siem-pre, y no se opondrá a modificaciones de tu oferta. Es una garantía a futuro.

Chucho: ¡Ah móndrigo ya sé pa’dónde vas…! ¡El valor cliente-futuro…! Ahora te agarro bien la onda Mai.

Bacho: Este, seeee… ¡pues claro! El valor cliente-futuro es el pronóstico de recompra de productos y servicios de tu cliente actual proyectado al tiempo estimado de vida del mismo, ¿ya ‘cactas’ la estrategia?

Chucho: Uy, cocotes con el manual del estratega, seee… ¡Pus claro, estás garantizando un ingreso por venir! O sea, le satisfaces la necesidad, le premias, le haces sentirse querido, rebazas sus expectativas, ¡pero por supuesto que vuelve a comprar cada que se le vuelve a presentar la ocasión! Hay garantías, see.

Bacho: Deja tú la garantía, ¡hay pronóstico de ventas! Ahora, imagínate que cada que un cliente vuelve a comprar, y confirma con emoción la experiencia, ¡lo presume con sus cuates! ¡Se vuelve tu promotor Mai!

Chucho: ¡Pasu mecha marimar…! Considerar estos ‘pluses’ en tu presupuesto y tu estrategia minimiza el margen de error de la prospección, ¡y maximiza el factor de conversión! Es un imán que genera ingresos.

Bacho: Síy hasta más. Si resulta importante que esos ‘pluses’ tengan sentido para tu cliente, mucho más es que afirme tus valores de marca e imagen. Regalar por regalar,puede ser bastante contraproducente.

Chucho: ¿Cómo, tons no debo regalar plumas, cuadernitos y llaveros? ¡Entonces que usar de premio Mai!

Bacho: ¡Ah verdad! No si no es así de enchílame otra. Hay método Mai, y de eso viene el próximo. Seee.