Punto Porcentual

“Que nadie se meta con mi identidad”

La frase que encabeza este artículo es tomada de la canción de Facundo Cabral y Alberto Cortez “Yo quiero ser bombero”; viene a colación por dos de las conferencias presentadas ayer en el ciclo Brainbow Heterogénea, en la Universidad del Noreste.

Fernando Delgado, quien posee la agencia The Photographer, puso el dedo en la llaga al decirle a los asistentes, que por la noche le pregunten a sus padres “¿cuánto te cuesto al mes?”, además de pedirles “córtense el cordón umbilical”.

Les dijo que está bien que se diviertan ahora que son estudiantes, pero que se pongan a pensar si, al egresar de sus carreras, quieren tocar puertas a ver quién les da trabajo, o si mejor hacen un grupo multidisciplinario con contadores, administradores, comunicólogos, ingenieros, arquitectos, y buscar qué sabe el resto del mundo que ellos ignoran, para aprenderlo pronto, y entonces ofrecer lo que nadie más ha hecho, vía producto o servicio.

En su caso particular, Delgado les mencionó que él se levantaba cuatro horas antes de ir a trabajar, sin Facebook, Twitter o correo electrónico –es decir, sin distracciones- para dedicarse a estudiar, aprender.Más adelante ejercía su jornada laboral de ocho horas, y todavía se daba el tiempo, de 19:00 a 21:30 horas, para aprender otro idioma; con cuatro meses, dos horas al día, aprendió francés, ruso y alemán.

Otro tip revelador: señaló que todo hombre o mujer, desde que nacemos, nos quitan la autoestima y la salud vía estrés, además de que se no dice que debemos trabajar para otros, no con otros.

Luego, al ver la publicidad, se nos vende imagen, salud, autoestima, lo que ya se tenía desde niño, vía un aparato celular, unos tenis o una bebida. “La idea no es comprar las cosas, sino nunca perderlas”, aseveró.

Por su parte, Roberto García, experto en mercadeo digital, fundó su empresa a los 16 años de edad, llamada enviaflores.com, y aconsejó trabajar en la marca personal: esto es, si nuestra presencia despierta emociones, confianza y si es congruente lo que decimos con lo que hacemos.

Las marcas tienen personalidad, y a la vez, las personas también son marcas porque inspiran, triunfan, ilusionan y mueven al público.

Dejó las preguntas: ¿Qué es lo que tu marca refleja, y qué es lo que quieres reflejar con tu marca?Interrogantes poderosas, que exigen de nosotros respuestas igual de fuertes.