Punto Porcentual

Y sin embargo, el panorama es halagüeño

Es cierto, el dólar norteamericano se compra en más de 15 pesos; es cierto, el barril de petróleo cuesta alrededor de 40 dólares. Estos aspectos no figuraban en el libreto de la reforma energética en el último trimestre del año recién concluido.

Sin embargo, también es cierto que nada de esto ha intimidado a los consumidores para no viajar al Valle de Texas; también, contra todo pronóstico, el pasado fin de semana, el último de vacaciones de los pequeños, se hicieron filas de hora y media, incluso de dos horas, con seis grados centígrados y una lluvia intermitente, para cruzar el puente Reynosa-Hidalgo.

A su vez, los puentes Reynosa-Anzaldúas y el Reynosa-Kika de la Garza (el cual se dirige a Pharr), lucieron llenos pero de vehículos de carga pesada.

Cierto, muchas de las placas eran texanas, de paisanos que desde la noche del viernes 2 de enero aprovecharon para regresar a sus destinos en McAllen, Mission y en general del Valle de Texas; sin embargo, principalmente en Mercedes donde se ubican los outlets, las placas también eran de Nuevo León y, por supuesto, de Tamaulipas.

Esto es el reflejo de cómo percibe el consumidor promedio la situación económica que, sin saberlo, coincide de alguna manera con la de muchos analistas: el fenómeno del petróleo barato y el dólar caro no durará, es una burbuja creada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo para contrarrestar el boom que ha experimentado la Unión Americana, Texas en concreto, con respecto al abastecimiento de petrolíferos.

A esto le sumamos el buen pronóstico que tiene la Canirac estatal, que encabeza Rosa María López Pérez, de un repunte del 40 por ciento en el sector restaurantero local durante el primer trimestre del año, gracias en gran medida a las ventas que estiman para el sábado 14 de febrero.

Otro detalle: el viernes 27 de marzo es el último día de clases para dar paso a la Semana Santa, la etapa más fuerte para el sur de Tamaulipas; cierto, López Pérez afirma que se competirá contra Tuxpan porque, gracias a la carretera que conecta al puerto veracruzano con la capital del país, se espera una gran afluencia de visitantes.

Sin embargo, también es cierto que los visitantes que nos favorecen en la Semana Mayor provienen, en su mayoría, de Nuevo León, y después de San Luis Potosí y Veracruz.

Así que, como dice un anuncio en inglés, “Keep Calm” (mantengan la calma).