Punto Porcentual

UAT trabaja para producir alimentos en tierra seca

La Máxima Casa de Estudios en la entidad dio a conocer ayer una nota que vale la pena comentar en este espacio:

Expertos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas trabajan en el desarrollo de plantas más resistentes a la sequía y a las condiciones adversas que son propiciadas por la presencia de metales.

El experto en biotecnología, Wilberth Alfredo Poot Poot, investigador adscrito a la Facultad de Ingeniería y Ciencias del Campus Victoria, explicó que el trabajo se realiza en dos proyectos, con plantas de tomate y stevia, en los que se estudian metales como el aluminio y su capacidad de afectación en los genes en diferentes etapas de estas especies.

Señaló que en las zonas de suelos ácidos, uno de los factores limitantes de la producción es el aluminio, que bajo condiciones ácidas se libera dañando el crecimiento de la raíz, con lo que la planta ya no puede tomar los nutrientes con facilidad y se ve afectado su desarrollo, y en consecuencia su rendimiento.

Han analizado que este metal tiene la capacidad de inhibir y activar genes que ayudan a la planta, en este caso a las células, a multiplicarse.

El experto indicó que se han generado líneas tolerantes a este metal, con lo que se obtiene el propósito de implementar dicha tecnología en zonas donde regularmente no se puede cultivar nada o casi nada.

Apuntó que la idea es generar plantas que sean capaces de crecer en situaciones difíciles, en zonas con acidez o sequía, con lo cual se podrá beneficiar a las poblaciones que difícilmente generan cultivos todo el año, lo cual sería una estrategia para darles ganancias a las citadas comunidades.

Cabe destacar que Poot Poot es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, con doctorado en Ciencias y Biotecnología de Plantas por el Centro de Investigación Científica de Yucatán, con postdoctorado en el Instituto de Biotecnología y Ecología Aplicada de la Universidad Veracruzana.

Desde el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado se hablaba del concepto “autosuficiencia alimentaria”, con el cual se prometía que México haría honor al mote de que posee la forma del Cuerno de la Abundancia, lleno de frutas y vegetales, para consumo interno y para exportarlos.

La realidad nos indica lo contrario, pues cada vez se invierten menos recursos a nuestros campos, y prácticamente todo lo que llega a nuestra mesa proviene de otras naciones, en su mayoría de la Unión Americana, distribuidos vía las cadenas de supermercados de capital extranjero.

Noticias como la arriba mencionada dan esperanzas a este sector; y si este doctor en Ciencias está trabajando para ayudar a quienes habitan zonas áridas, cuánto más podría hacerse por las comunidades con tierras productivas.