Punto Porcentual

Entre Santa Claus y el Niño Jesús

La  tarde de ayer, en el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas, se llevó a cabo el encendido de luces del Nacimiento, denominado “Belén Nevada”, una tradición que lleva 11 años en la casa de estudios que encabeza el rector David Efraín Gómez Fuentes.

El objetivo es inculcar los valores de la Navidad en los alumnos de armonía, amor y paz “a la mexicana”, en el entendido de que los franciscanos que llegaron a estas tierras trajeron consigo las figuras del Nacimiento, las cuales fueron adoptadas por nuestros ancestros. Después de México, los mejores Nacimientos se fabrican en Asís, Italia.

Ayer este acto coincidió con el hecho de que el primer viernes del mes se consagra al Sagrado Corazón de Jesús; otro detalle: hoy se celebra a San Nicolás de Bari, el antecedente de Santa Claus; y el lunes es el día de la Inmaculada Concepción, una fecha especialmente importante para Tampico, ya que su nombre completo es ese, Tampico de la Inmaculada Concepción.

La frase favorita de los empresarios es “área de oportunidad”. Cierto, hemos visto decorados de Santa Claus, de monos de nieve, de pinos con esferas y estrellas. Pero, ¿dónde está el Nacimiento, el verdadero motivo de celebración?

En noviembre pasado hubo una Feria Navideña en el Auditorio Municipal porteño, y de los artículos que ahí se ofrecieron, solo había un cuadro del Nacimiento, hermosamente fabricado por un interno del Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira. También había imágenes de la Virgen de Guadalupe y San Judas Tadeo.

Sin duda, el Ayuntamiento de Tampico ha destinado gran parte de su tiempo a promover la cultura de lo nuestro, vía el festival Caimán del Carpintero, la Banda Municipal que dirige la leyenda viva Paco Jiménez, y conciertos de la OSUAT en colonias populares, además de sumarse al Festival Internacional Tamaulipas.

Un coordinador del Cedes nos platicó, en la mencionada Feria Navideña, que siguen tocando puertas de la iniciativa privada y los niveles de gobierno para apoyar a las familias de los internos con la venta de sus productos hechos a base de madera. Esta época navideña es una excelente oportunidad para hacerlo.

Algunos centros comerciales locales ofrecen Nacimientos traídos de China; ¿por qué no fomentar la construcción de estas hermosas piezas, y nos olvidamos por ahora del pino, del Santa Claus y demás costumbres anglosajonas, para dar paso al Niño Dios?