Punto Porcentual

Corregir la Terminal de Usos Múltiples, ¿dos años después?

Las autoridades legislativas nos mandaron al fin de semana con más interrogantes que soluciones, particularmente en el caso de la Terminal de Usos Múltiples que se edifica en Ciudad Madero, para que en un momento dado las actividades de API Tampico se trasladen ahí.

Lo que parecía todo iba bien –para fines de 2011 el avance era del 61 por ciento, con 90 millones de pesos invertidos- ahora resulta que siempre no: el diputado federal Germán Pacheco Díaz señala que el proyecto tendrá una “reconfiguración” en el plan original, y que en vez de hacerlo con rumbo a las escolleras, se quiere hacer hacia una bodega ubicada en un muelle propiedad de Pemex.

Esto quiere decir que hasta ahora, “alguien” descubrió que el plan original taparía la rampa de la Virgen del Carmen, en la colonia La Barra; es decir, el atractivo turístico más importante del área.

La solución planteada hasta ahora: enviarle un documento a Pemex –sin especificar a quién- para que la paraestatal ceda el terreno de la bodega. Se lee más fácil de lo que parece.

No precisó si esta corrección –no puede llamársele de otra manera a un error- hará que se incremente el presupuesto original -750 millones de pesos- ni el motivo real del por qué hasta ahora se decidió hacer la modificación, o cuándo se tomó dicha decisión.

Todo indica entonces que el proyecto arrancado durante la administración municipal de Jaime Turrubiates Solís se hizo sobre las rodillas, y le hicieron creer al entonces alcalde que esto sí despuntaría el turismo maderense, tan necesario para activar el empleo.

El legislador dijo que dialogará con autoridades de Pemex y el titular de API Tampico, Jorge Rojo de la Vega, para ver la cesión del terreno. Solo una pregunta: ¿Y si la paraestatal, con argumentos, les dice que no puede cederlo? ¿Cuál será entonces el plan B?

Y no se ha hablado aún de las familias que no están dispuestas a ceder sus propiedades, en específico los habitantes de la colonia Galeana; sin embargo, siendo realistas, la autoridad tiene la facultad de expropiar “por causa de utilidad pública” dichos terrenos.

Mientras tanto, el tiempo sigue su curso. Habrá que ver si la dación de la bodega se dará pronto para continuar con el programa, porque en teoría, la TUM debe estar funcionando para 2017. Y si llega a tener un costo adicional, ¿quién lo pagará?