Punto Porcentual

Combustible nacional, pide la Onexpo

La reforma energética propuesta por el Presidente Enrique Peña Nieto, en su página 10 destaca que se ha mermado el desarrollo de la industria de transformación de hidrocarburos, entre ellos la refinación del crudo.

En las últimas dos décadas, la tendencia a importar combustibles se fue acrecentando, y de no revertir la tendencia, México estaría condenado a importar hidrocarburos en los próximos años.

Además de la disminución en la producción de petróleo, que cayó 26 por ciento de 2004 a mayo de 2013, el deterioro de la balanza comercial de hidrocarburos se explica por las crecientes importaciones de gasolinas.

En materia de productos refinados, las instalaciones de Pemex presentan reducidos niveles de eficiencia operativa y márgenes de rentabilidad negativos.

En el contexto internacional de países productores de petróleo, la capacidad de refinación de México, en relación a su producción petrolera, es limitada.

De la producción diaria en el país, que alcanza los 2.51 millones de barriles de petróleo crudo, sólo se refinan 1.2 millones de barriles al día; mientras que en 1997 las importaciones de gasolinas representaban 25 por ciento de lo que consumían los mexicanos, para 2012 alcanzaron 49 por ciento.

Hasta aquí los datos de la iniciativa presidencial, ya aprobada por el Congreso de la Unión.Al respecto, el tesorero de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo reafirma la necesidad de no depender más de los combustibles importados, porque con ello se obliga a igualar los precios internacionales en México, vía “gasolinazos”.

Ahora bien, hemos conocido que están por llegar inversiones para apoyar a Petróleos Mexicanos, como el caso de Keppel en la Administración Portuaria Integral de Altamira, más otras de capitales mexicano y ruso respectivamente que no se han dado a conocer por estrategia comercial.

Todavía no se ha dado a conocer que determinada firma de capital extranjero venga a México ex profeso para dedicarse a la refinación de hidrocarburos, con lo que se ayudaría en buena parte a disminuir las importaciones de Magna Sin y Premium.

Lejanos están los tiempos en que Pemex producía las gasolinas Nova y Extra, las cuales debieron ser sustituidas por las ya referidas al demostrarse que eran menos contaminantes.La Onexpo ya alzó la voz; faltará ver qué empresas se apuntan para tan complicada tarea.