Punto Porcentual

“Catón”, de paso por Tampico, con destino a Huejutla

Hablar de don Armando Fuentes Aguirre “Catón” es hablar de toda una institución, no solo en la comedia política, sino en la historia no oficial de México, además de un don de gentes que lo ha hecho líder en lecturas en Milenio Tamaulipas y donde quiera que se presente.

Aún recordamos con cariño la ocasión en que se presentó en el Gimnasio Burton E. Grossman del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas, y la ocasión en que la cámara de Jesús Pasillas –colega de Multimedios Tampico- grabó parte de su discurso, el cual siempre inicia con un chiste, como es su costumbre en sus artículos “De política y cosas peores”.

La mañana de este viernes arribó al aeropuerto Francisco Javier Mina, procedente de Monterrey, y una comitiva del Club Rotario de Huejutla, Hidalgo ya lo esperaba; dijo que aceptó la invitación por tratarse de personas que realizan un beneficio social, invitado por Alma Carolina Viggiano, primera dama de Coahuila, con raíces en la urbe huasteca.

Añadió que para él, Tampico es una ciudad especial, por la cual ha sentido mucho afecto desde hace años. Dio la primicia de que a finales de octubre editará “Cuentos de todos”, porque lleva al mismo tiempo cuentos pícaros y cuentos para la reflexión, una combinación que calificó de “afortunada” de relatos para reír y pensar.

Confesó no llevar la cuenta de libros publicados, si bien aseguró que son más de 20, y aprovechó para agradecer a sus lectores, tanto de Milenio Tamaulipas como de quienes adquieren sus libros, porque cada uno de ellos ha sido éxito en ventas. Agradeció a su compañía editorial porque nunca imaginó ser un escritor de triunfo.

En temas más serios, “Catón” reconoció que la presente administración federal ha tenido graves problemas, y que ahora sufre un descrédito por falta de confianza. Se ha establecido en los mexicanos un ambiente de pesimismo, escepticismo, lo cual daña gravemente al país.

Comentó que, al mismo tiempo, no se ha logrado resolver problemas graves como la inseguridad; hay desconfianza en la impartición de la justicia, un ambiente de corrupción, ilegalidad, impunidad.

“Pero soy un optimista. He tenido la fortuna de conocer la historia de México y sé que nuestro país ha atravesado por crisis más graves que esta, y de todas ha salido.  Espero que la participación de los ciudadanos, más que de los partidos –que tanto daño han hecho a este país- sea el detonante de una nueva etapa en la vida mexicana.

“Si los mexicanos confiamos en nuestro país y confiamos en nosotros mismos, vamos a lograr salir de esta situación”. Esta es la reflexión que nos deja el historiador coahuilense. Y no está criticando; solo está diciendo, nada más.