Punto Porcentual

API Altamira da la primera buena noticia

Sin tanto ruido, sin tanta anticipación como otros proyectos, a escasos días de que la secretaria de Desarrollo Económico y Turismo, Mónica González García, lo diera a conocer después de la toma de compromiso de Efraín Rodríguez Becerra al frente de Coparmex Sur de Tamaulipas, la Administración Portuaria Integral de Altamira ofrece la primera buena noticia del año.

Con 220 millones de pesos de inversión en su primera etapa –porque, aseguran, habrá más- la firma venezolana Silkymia le informa al titular de API Altamira, José Carlos Rodríguez Montemayor, que usará 4.5 hectáreas de terreno para construir 1 mil 800 metros cuadrados de área administrativa y 8 mil metros cuadrados de edificaciones industriales, más 8 mil 600 metros cuadrados de patios de carga y descarga.

Con esto, Silkymia brindará empleo a 200 personas en la fase de construcción, y otras 80 laborarán en su operación.

La razón social de la empresa es Silkymia Colombia SAS, con oficinas en Bogotá; nos enteramos que la firma, si bien es de capital venezolano, tuvo que mudarse al país vecino sudamericano por las condiciones políticas que han trascendido bajo el régimen de Nicolás Maduro.

Su página oficial indica que es un distribuidor de especialidades químicas enfocado en cargas funcionales y productos particulados, la cual ofrece un conjunto de materias primas para apoyarlo en el desarrollo de su producto en las industrias de caucho, pinturas y recubrimientos, químicos, cosméticos y cuidado personal, salud y alimentos, y farmacia.

Las labores que habrá de desempeñar en Altamira serán la producción de sílica precipitada, silico aluminato de sodio sintético y silicatos de sodio. En los primeros cinco años de operaciones se estima que alcance una producción anual de 12 mil toneladas de sílicas, la cuales serán destinadas a los mercados nacional y de exportación.

Esta noticia viene a reafirmar, incluso a adelantar, la opinión de diversos analistas, en el sentido de que el dólar caro y el barril de petróleo barato es una situación meramente política para afectar la sobreproducción petrolera de Texas.

Hoy termina el primer mes de 2015, y una vez más lo decimos: el panorama laboral para Tamaulipas sigue siendo halagüeño.