DRAGONES

2014: la moneda está en el aire

Gracias a la aprobación de las reformas estructurales la mayoría de los analistas aztecas coinciden en que el 2014 presentará una tasa de crecimiento de la economía mexicana superior al 3.5%. A pesar de que no hay nada ni nadie que asegure tal chulada existen ciertos indicadores que soportan expectativas positivas respecto al inicio de un ciclo de expansión. Puntualicemos algunos de esos indicadores:

Mayor liquidez: Debido al ejercicio de un mayor gasto público, de julio a noviembre del 2013, se observó un crecimiento de la oferta monetaria al pasar de 6% al 9%.

Crecimiento del sector exportador. Impulsado por el sector exportador, donde juega un papel relevante el automotriz, el indicador IMEF muestra un mayor crecimiento de la industria manufacturera nacional. Ello debido en gran parte a los signos de recuperación de la economía norteamericana.

Fortalecimiento del mercado interno. Como producto de un mayor gasto público y del crecimiento del sector exportador podemos suponer que se incrementará el ingreso de los trabajadores y de las empresas, lo cual derivaría en un fortalecimiento del mercado interno. Sin embargo, para que ello se cumpla debe elevarse la inversión. De no elevarse la inversión la mayor demanda interna repercutiría en presiones de precios y en aumento de las importaciones, lo cual presionaría el tipo de cambio y los precios internos.

Las estrategias para elevar el nivel de inversión son:

· Garantizar la estabilidad financiera.

· Consolidar las reformas estructurales para detonar inversiones que eleven producción, productividad y empleo.

Sí. Todo parece indicar que las cosas pintarán mejor para el 2014. Pero sólo estaremos seguros hasta que observemos como se comportan las siguientes variables:

Déficit público, precio del petróleo, fondo de renta petrolera, inflación, tasas de interés, tipo de cambio, déficit en cuenta corriente, crecimiento de la deuda pública, variaciones en las reservas internacionales, ritmo de reactivación de la inversión de la deuda interna, de la producción y del empleo.

columnadragones@yahoo.com