DRAGONES

Una bomba atómica llamada “default”

Una pregunta recurrente de algunos lectores: ¿Qué sucedería en México si Estados Unidos cae en incumplimiento de pagos (default) ante la ausencia de un acuerdo para elevar el techo de la deuda?

Tiene razón Barack Obama al afirmar que un “default” equivaldría a una bomba atómica; una que contaminaría el planeta entero. Y es que de darse tal escenario –improbable pero posible– la economía mundial, no solo la mexicana, caería en una crisis similar a la que se detonó (2008-2011) por el quebranto de las “hipotecas subprime” y cuyos nocivos efectos siguen dañando el bienestar de millones de personas.

El “default” provocaría en automático un congelamiento de los mercados crediticios, una fuerte depreciación del dólar y un repunte de las tasas de interés en los EE.UU, situación que repetiría la llamada gran paradoja; es decir, una contradicción aparente entre dos hechos: por una parte la crisis se detonaría en los EE.UU, pero por la otra los capitales mundiales recurrirían, para protegerse, a la moneda internacional de reserva legal; a los dólares gringos, pues, y a los bonos del tesoro estadounidenses.

Esperamos no ver, por lo menos en el corto plazo, un abrupto levantón de las tasas de interés en EE.UU, porque ello iniciaría la estampida de capitales hacia ese país, o lo que es lo mismo una huida de capitales de los mercados emergentes, incluido el de México.

El riesgo para la economía nacional es enorme considerando las ya de por sí bajas expectativas de crecimiento del PIB y la no conclusión de la agenda reformista de Peña Nieto. Tomando en cuenta la debilidad fiscal del Estado Mexicano sería fatal para el bienestar de todos un desequilibrio macroeconómico caracterizado por: elevación de los costos financieros, ausencia de Inversión Extranjera Directa, sequía en el mercado crediticio, aumento del desempleo abierto, incremento desordenado del déficit público, etc.

A pesar de la polarización política que permea las negociaciones entre Obama y los republicanos soy de los que suponen poco probable que en EE.UU no se llegue a un acuerdo para elevar el techo de la deuda. Los políticos norteamericanos conocen la magnitud del desastre económico mundial que provocaría el lanzar la bomba atómica llamada “default”.

columnadragones@yahoo.com