DRAGONES

Primero súmale y luego réstale

Mientras el potencial recaudatorio de Coahuila sea insuficiente, para cubrir las crecientes obligaciones de gasto público y atender a una población que demanda más y mejores servicios, no deberían eliminarse impuestos, como la tenencia, por más impopular que estos impuestos sean. Los actores públicos no son elegidos para ser populares, sino para accionar a favor de lo que conviene a la mayoría.
Hace unos días el gobernador Moreira estimó que en el 2014 más de 200 mil vehículos no pagarán tenencia mencionando que se eliminará la tenencia en todos los carros mayores de 10 años. “Ya nadie va a pagar eso”.
En la década de los ochentas, a raíz de la constitución y aplicación del IVA en México, las entidades federativas se integraron al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal suprimiéndose gran  número de tributos estatales. Concentrándose los ingresos fiscales en la Federación, quien a cambio participa a las entidades de la recaudación que obtiene por la administración de dichos tributos, a partir del concepto de Recaudación Federal Participable.
Las participaciones netas son recursos de libre disposición que usan las entidades federativas –hasta donde les alcanza- para sostener sus gobiernos, desarrollar infraestructura e invertir en programas sociales.
Las participaciones federales representan más del 90% de los ingresos de libre disposición de las entidades. El potencial recaudatorio de los estados se sustenta de tributos como el impuesto sobre nóminas, el que se aplica a anuncios y el cobro de tenencia a autos nuevos y usados.
El problema es que han crecido las obligaciones de gasto por el crecimiento poblacional, el desgaste de la infraestructura instalada, los pari passus y por el servicio de la deuda pública, obligación que en Coahuila rebasó por mucho sus propias capacidades fiscales.
Mencionemos que las transferencias federales, por su correlación con los ingresos petroleros, tienen una fuerte volatilidad
Lo dicho evidencia que en Coahuila no deben eliminarse las escasas fuentes libres de tributación estatal mientras no   se fortalezca su estructura de ingresos. Fortalecimiento que está lejos de ser una realidad dado que la última miscelánea no contempló el retorno, a las entidades federativas, de potestades tributarias de alto potencial recaudatorio.


columnadragones@yahoo.com