DRAGONES

Mazatlán: ciudad sitiada, arraigada, secuestrada

Mazatlán es una ciudad sitiada, tomada, arraigada, secuestrada; pero, por sus propios habitantes.
En unos cuantos años Mazatlán pasó de ser un destino turístico de segundo pelo con serios problemas de seguridad a uno de alta competitividad global. Competitividad a la que ahora se suma la carretera más espectacular de México y la vanguardista y dinámica zona urbana llamada Nuevo Mazatlán. Pero Mazatlán es más que un destino turístico de calidad mundial; es, gracias a un esfuerzo coordinado de sociedad y gobierno, un hermoso hábitat de seres humanos, es una progresista y sustentable ciudad  cuyos habitantes:
· Trotan y recorren en bicicleta, a pie, en sillas de ruedas su remodelado malecón.
· Nadan y surfean en sus limpias y seguras playas.
· Abarrotan los muchos restaurantes que ofrecen una gastronomía capaz de sorprender a los paladares más sofisticados.
·  Disfrutan noche a noche de un Centro Histórico que no en vano ha sido declarado “Patrimonio Histórico de la Nación”.
El renacer del Centro Histórico de Mazatlán comenzó en el año de 1992, al ser reconstruido,  por iniciativa de notables ciudadanos y con el apoyo de sus gobiernos, el señorial Teatro Ángela Peralta.
Sí. Los mazatlecos hicieron lo que antes hicimos los laguneros cuando, por ejemplo, en los treintas del siglo pasado se construyó el primer puente para automóviles entre Gómez Palacio y Torreón: se organizaron en torno a un proyecto de interés colectivo.  Los mazatlecos empezaron por crear una asociación civil llamada “Proyecto Centro Histórico”, que apoyada por organizaciones, empresas y autoridades gubernamentales federales, estatales y municipales concretaron pertinentes proyectos de desarrollo urbano. Proyectos que dieron seguimiento al modelo estadounidense de revitalización económica llamado “Main Street Proyect”.
No hay formulas mágicas. Si los laguneros aspiramos a transformar nuestra metrópoli debemos seguir un camino parecido al de Mazatlán. Organizar y concertar esfuerzos entre sociedad y autoridades, estructurar un plan ejecutivo basados en un modelo exitoso, invertirle billetes (empresarios y gobierno) y chambearle duro.



columnadragones@yahoo.com