DRAGONES

Futuro mata pasado

México merece que el debate energético corte el viejo y podrido ombligo que lo liga con el vientre de las ideologías; las de izquierda, las de derecha o las tutifruti, tan de moda en la política mexicana, donde pululan demagogos que un día se muestran más populistas que Hugo Chávez y otro día más liberales que Milton Fridman.  Depende “de pa’ donde corra la liebre.”Claro está que coincidimos con la escuela liberal cuyos representantes abogan para que la Reforma Energética y sus leyes secundarias sean sustentadas más en consideraciones técnicas y menos en consideraciones políticas, históricas o dogmáticas.La meta de los cambios legislativos no debe ser que los mexicanos sigamos siendo dueños del petróleo o del gas sino que los mexicanos seamos propietarios de una mayor renta petrolera que nos permita construir un país equitativo, sin pobreza extrema y que nos brinde los satisfactores de los que gozan los pueblos con economías solidas, que crecen a ritmos que permiten a sus sociedades visualizar mejores estadios de bienestar.En vez de preocuparnos de lo que diría el fantasma de Tata Lázaro nos debe preocupar el fantasma que se nos aparecerá, con máscara de incompetencia energética global, si no hacemos algo para incrementar sustantivamente la exploración y producción de petróleo, gas y la generación de electricidad. Y es que gracias al descubrimiento de enormes yacimientos de aceite y gas Shale los EU serán energéticamente autosuficientes, lo que implicará, por ejemplo, que importantes sectores de la industria manufacturera global prefieran operar en territorio gringo buscando abastecerse de energía eléctrica más barata que la de nuestro país.Futuro mata pasado. Nuestros gloriosos pasado y presente, saturados de desigualdades sociales, en el que los mexicanos nos vanagloriamos de der dueños del gas y del petróleo que se encuentra en el subsuelo, deben ser permutados por un futuro donde el petróleo genere una renta que permita a los mexicanos: construir la infraestructura que demanda la industria global, incrementar la I+D+i, levantar sustantivamente los servicios de salud, educación, vivienda, cultura, que financia el Estado.Sí. Cambiemos un glorioso pasado con pobreza social por un prospero futuro con riqueza social.


columnadragones@yahoo.com