DRAGONES

Alfonso Muñoz y su experiencia en Texas

En octubre pasado fue publicada la noticia de que la constructora mexicana “Tradeco Infraestructura” ganó la licitación pública realizada por el Departamento de Transporte de Texas para construir una interconexión de dos autopistas interestatales en Houston y cuya inversión asciende a 46 millones de dólares. Pero en el Estado de Texas no se necesita ser una gran empresa azteca para competir y tener éxito en  licitaciones  de inversión en infraestructura y obra pública. El hecho es que el gobierno texano obliga a las grandes constructoras a compartir un porcentaje de los contratos públicos obtenidos  con pequeñas y medianas empresas propiedad de minorías con los objetivos de desarrollar comunidad y de combatir la formación de monopolios. En un modelo económico de libre mercado el enemigo a vencer es el monopolio, por las distorsiones económicas y daños sociales que genera. Recordemos el costo que hemos pagado por la dominancia en México de monopolios privados y paraestatales. Pero ese tema es harina de otro costal, en esta columna quiero platicarles la experiencia del empresario lagunero Alfonso Muñoz, quien fue invitado por el Gobierno de Texas a un seminario donde, además de exhortarlo a hacer negocios en el Estado de la Estrella Solitaria, le indicaron cómo hacerlos; es decir, lo instruyeron sobre los pasos migratorios y las leyes regulaciones y normas federales, estatales y locales a las que debe dar cumplimiento. Pero lo más interesante del asunto es que al evento al que fue invitado Alfonso, junto con otros honorables mexicanos, acudieron no solo los instructores del Gobierno de Texas sino también miembros de la comunidad hispana de negocios de Dallas, la ciudad donde se impartió el seminario en referencia. Acudieron dueños de empresas, abogados, financieros, consultores, fiscalistas, banqueros, contadores, integrantes de las cámaras de comercio, miembros de  asociaciones, entre otras personalidades de la sociedad civil de origen latinoamericano.
Y eso, pensando en el momento que vive La Laguna, fue lo que me pareció más interesante porque es evidente, en el caso de Texas, la estrecha unión de esfuerzos entre gobierno y sociedad en la promoción y fomento de negocios. Algo que tenemos que hacer en nuestra querida región.


columnadragones@yahoo.com