BIZHUNTER

Parece que ahora sí nos vamos entendiendo

Por primera vez en 2 años de gobernar Coahuila escuché a Rubén Moreira una declaración que permite suponer que ha comprendido que, si deseamos que vengan mejores tiempos para Torreón en materia de inversiones, la ciudad debe ser más competitiva. Nunca es tarde para empezar, sobre todo cuando le faltan cuatro años de gobierno. Para empezar a emprender las acciones que incrementen la capacidad de Torreón para atraer y retener inversiones y talentos y para coadyuvar con los poderes municipales en la institucionalización del esfuerzo a favor de la competitividad, sobre todo ahora que Miguel Riquelme ha decidido formalizar la creación del Implan Torreón.
Espero que Rubén Moreira también comprenda, primero: que de poco sirve echarle ganas y billetes a eso de atraer nuevas empresas japonesas, europeas, norteamericanas, etc. si no se mejora la mediocre posición de La Laguna en el ranking de competitividad. Y segundo: que mejorar sustantivamente dicho posicionamiento no es “enchílame otra tortilla” y sólo cuestión de tener carreteras y parques industriales. Obviamente esos dos factores son imprescindibles pero también lo son:
• contar con la infraestructura y los servicios logísticos que demandan las inversiones y el comercio global,
• lograr el inventario de recursos humanos capacitados para cubrir los puestos de las modernas empresas manufactureras, tecnológicas, proveedoras de servicios y productos de altos valores agregados,
• llevar a cabo procesos de mejora regulatoria que incentiven la expansión de la planta productiva,
• trabajar coordinadamente y sin simulaciones con los sectores privado y universitario en procesos de mejoramiento continuo de los más de 100 factores que, según instituciones como el IMCO, el CIDAC, el CIDER, inciden en la competitividad de una ciudad.
Rubén Moreira le ha echado ganas a eso de promover que lleguen inversiones a Torreón, pero también es verdad que como lo afirmaron el presidente de la Canaco local y el vicepresidente de la región norte de Canacintra, un flujo mayor de inversiones para la Comarca Lagunera ha sido el principal pendiente.
Esa aparente contradicción se explica porque, en materia de competitividad, poco o nada se ha hecho.


columnabizhunter@yahoo.com