BIZHUNTER

Factor crítico para un buen gobierno de ciudad

Celebro el articulo de Salvador Hernández titulado “Los roles de las ciudades”. Resulta satisfactorio que los políticos, algunos por lo menos, entiendan que las formas de gobernar una ciudad no deben ser las mismas que las del viejísimo Siglo XX.

Analicemos un segmento de lo escrito por Salvador:  “Antes de la caída del muro de Berlín, la forma de gobierno implicaba una administración de servicios dentro de la jurisdicción municipal; formar coaliciones con otras administraciones no estaba en la vida diaria; se hacía planificación urbanística pero no se tenía casi ninguna responsabilidad sobre el desarrollo económico, y el alcalde era controlador de su organización política local, capaz de negociar y obtener beneficios del poder central. Como lo sostiene Joan Prats, esto no es todo. Hoy, el Ayuntamiento actúa en competencia con autoridades representativas de otros niveles y otras regiones.

Participa en una comunidad metropolitana y en organizaciones intermunicipales. El desarrollo económico es una obsesión; experimenta con privatizaciones, ONGs y los instrumentos de la nueva gestión pública, el mapa de actores se ha hecho complejo y fragmentado; el rol de los partidos, la cultura civil y política han cambiado. Su conexión con ellos también y la oferta diaria de amenazas y oportunidades, de productos y servicios, de problemas y soluciones parece inmanejable. Prats señala que las ciudades sólo pueden ser locomotoras del desarrollo nacional y arrastrar al conjunto de la economía si son capaces de crear un clima adecuado para los negocios con servicios atractivos, infraestructuras urbanas y calidad de vida en general; y especialmente si se esfuerzan en buscar la colaboración entre el sector público, el privado y las asociaciones y grupos comunitarios”. Fin de la cita de S.H.

Celebro que el alcalde de Torreón, Miguel Riquelme, pertenezca a esos algunos políticos que comprenden que, ante las nuevas realidades, el factor crítico para el buen gobierno de una ciudad es la capacidad para gestionar dichas redes de actores. Gestionar la colaboración entre el sector público, el privado y las asociaciones y grupos comunitarios es objetivo del Instituto de Planeación y Competitividad de Torreón que opera a partir del primer día del mandato de Miguel Riquelme.

columnabizhunter@yahoo.com