Intelecto Opuesto

¿De dónde vienen?

La jornada de ayer fue la de mayor escalada de violencia desde que comenzaron las protestas en contra del alza en la gasolina en Hidalgo.

Los bloqueos en carreteras, los robos de gasolina, los saqueos en tiendas, las amenazas en contra de la propia gente y automovilistas, nada en la historia moderna de la entidad se compara a lo ocurrido la jornada del miércoles en municipios hidalguenses.

Ayer todo se combinó para provocar un día de caos y psicosis que comenzó desde la noche del martes cuando quemaron llantas en la carretera Pachuca-Actopan. Ya se avecinaba un aumento en la intensidad de las manifestaciones pero no del modo en que se sufrió para los miles de ciudadanos que quedaron varados en sus localidades, sin poder salir incluso a laborar y ni que decir, a una emergencia en caso que se presentara.

Fueron grupos de 300 a 500 los que, bien organizados, con sincronización y al parecer instruidos, cumplieron la amenaza de paralizar la ciudad de Actopan. Aprovechando el día de mayor afluencia de dicha demarcación, el miércoles de plaza (como se le conoce), cerraron los accesos y salidas, bloquearon las 5 gasolineras, y comenzaron la rapiña en tiendas y comercios locales.

Lo más preocupante fue que ni la policía municipal ni la estatal ni la federal ni nadie, absolutamente nadie acudió desde temprana hora a la zona para poder detener lo que pudo terminar en heridos de gravedad y lesionados; prensa amenazada –en el Día del Periodista-, con sus equipos y medios de transporte afectados, extorsionados por quienes desde el anonimato y la capucha decidieron poner piedras y llantas en el camino.

Los mismos que robaron ayer litros y litros de gasolina, los mismos que rompieron la cortina metálica en la Comercial Mexicana de Actopan, que sacaron pantallas, comida, cerveza, hasta las roscas de Reyes Magos, y que se indignan porque los medios de comunicación tomaban evidencia del acto ilícito que ahí se cometía; ellos, los que nadie reconoció en el pueblo, son el mayor riesgo para un país que ni una protesta decente puede enarbolar.

Por ellos, ninguna demanda será legítima nunca. Se habla de que hay líderes detrás de los actos vandálicos. Se dice que ninguna organización de las que llevan varios días protestando se mueve por sí sola. Y me refiero a que sin "gasolina" curiosamente, no se mueven.

Queda para las autoridades de los tres ordenes de gobierno el investigar de dónde vienen los que ayer saquearon Actopan, pues mañana puede ser en Pachuca o la siguiente semana en Ixmiquilpan.

Pasada la tremolina, el secretario de Gobernación, el ex gobernador Miguel Ángel Osorio Chong, instruyó a la Comisión Nacional de Seguridad apoyar a gobiernos estatales y locales a atender los actos vandálicos que desde el martes se han registrado a raíz de protestas por el incremento a los combustibles. A ver ahora qué sucede.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com