Intelecto Opuesto

Aún no es tiempo de coaliciones

A pesar de la experiencia vivida por los partidos de oposición en Hidalgo desde la última gran coalición que conformaron para la gubernatura en 2010, la necesidad de competirle al PRI en un estado donde nunca se ha dado la alternancia de poderes entre diferentes expresiones políticas, al menos en el Poder Ejecutivo, mantiene el escepticismo sobre si de nueva cuenta unirán sus fuerzas los dos principales competidores del tricolor, al menos para la siguiente elección que será en 2015 para diputados federales.

Conversando con diferentes líderes de los partidos antes mencionados, resulta que aunque el terreno sea el óptimo para coaligarse, la intención es que para la renovación de la Cámara de Diputados a nivel federal se compita sin alianzas, al menos del lado del PAN y PRD.

La única y más importante razón es que una probable coalición para pelear la gubernatura en dos años sería el tener bases sólidas de militantes y cuadros bien estructurados en todas las regiones, vaya, como los que tiene el PRI.

Sin embargo, también existe una opción de poder acudir a las urnas como una sola fuerza opositora en 2015 y todo dependerá de las renovaciones partidistas que se darán a finales de este año.

Prácticamente, los 3 partidos más importantes del país –por su representación- y que tienen presencia en Hidalgo, tomarán la rienda de sus estrategias a partir de la elección interna que sostendrán en meses venideros.

Por parte del PRI, todo indica que Ricardo Crespo Arroyo seguirá y debe seguir al frente del partido en el poder, pues los resultados lo anteceden. En cuanto al PAN, su actual líder, Alejandro Moreno Abud, ya cuenta con el apoyo y respaldo total de sus consejeros para, conforme a los estatutos del blanquiazul, poderse abrir camino para un nuevo periodo. En ambos casos parece ser el de la continuidad el camino a seguir.

En tanto, para el PRD la situación es más extraña, por así decirlo, aunque normal si nos remitimos a las negociaciones de siempre entre grupos políticos al interior. A finales de año sale Arturo Sánchez Jiménez  del grupo político del profesor José Guadarrama Márquez, quien aunque no le toca renovar, buscará negociar la mayoría de espacios disponibles incluida una o dos diputaciones federales para él y su gente. A cambio, los grupos de Isidro Pedraza, actual senador hidalguense y del diputado local Luciano Cornejo, serán quienes tengan la mano para la competencia de cara a la dirigencia del sol azteca.

Sean cual sean los escenarios y resultados de elecciones internas, el panorama parece no pintar para una coalición opositora en 2015, mientras que para 2016, todo indica que sí podría darse, debido a las condiciones de competencia para poder intentar darle pelea al PRI. Aún falta tiempo.

http://twitter.com/laloflu