Intelecto Opuesto

La sucesión priista

El partido con mayor militancia en el territorio nacional y con la mayor cargada política en la actualidad, que gobierna en gran parte de municipios y estados y tiene mayoría en el Congreso de la Unión, intenta darse una receta de democracia e institucionalidad con su proceso interno de renovación.

Ante la partida de su actual líder, el Revolucionario Institucional asume la misión de renovarse o morir como nunca antes. Para tal efecto llaman al viejo dinosaurio.  El único capaz de alcanzar acuerdos entre expresiones internas.

Se menciona ya a Manlio Fabio Beltrones Rivera como el candidato de unidad para dirigir (ahora sí como presidente) al tricolor nacional de cara a los procesos electorales de 2016 a 2018.

De darse el supuesto, los futuristas y planificadores a distancia de entidades cercanas a la del Presidente Enrique Peña Nieto tendrán que poner sus barbas a remojar y acatar, por ahora, las órdenes del que podría ser el primer gran priista del país en plenitud del -ponga el adjetivo- poder.

Y es que, se debe analizar que desde el retorno del PRI a Los Pinos se tuvieron pequeños destellos de ese partido arrollador de décadas pasadas: César Octavio Camacho  Quiroz fungió hasta donde el Presidente le permitió, se debe a Peña a pesar de haber sido uno de sus iniciadores. Junto a Chuayffet, supieron llevar las riendas políticas tricolores sin transgredir al presidencialismo.  Después de todo, al final todo quedaba entre amigos mexiquenses.

Ahora con Don Manlio, si es que llega, habrá noticias.

Las decisiones se tomarán -por supuesto- a la vieja escuela, aunque falta ver de quién se rodea el que podría ser el nuevo dirigente priista, pero todo indica que asomarán las cabezas (ayer ya lo hicieron en entrevistas de radio y tv) los viejos amigos e incondicionales; los mismos que comparten la piel, el entramado e incluso la “ideología revolucionaria institucional”, cualquier cosa que ello signifique.

Humberto Roque Villanueva fue uno de los saurios que ya aseguraron el feliz retorno a las oficinas de Buenavista, en tanto otros que se habían asentado alegremente, como Joaquín Hendricks, posiblemente estarán cumpliendo otras responsabilidades, lejos del Don.

Sin duda, quienes apostaron por una renovación generacional aún desconocen muchas (me incluyo) argucias de la política y sobre todo aquellas que el PRI nos enseñó desde antes de que naciéramos muchos, incluso desde antes de muchos que ya se dicen, sienten o visualizan candidateables o presidenciables.

Todo se resolverá en horas, pues se dice que este viernes ya estará planchada la fórmula para la nueva dirigencia nacional del PRI, que evidentemente tendrá su impacto en los estados y municipios, así como en los procesos internos de renovación y, por supuesto, entre algunos grupúsculos del partido que creen poder...

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu