Intelecto Opuesto

En una semana inician campañas

A unos días de que den inicio las campañas electorales en la entidad aún no se percibe el ambiente político entre la ciudadanía.

Lo anterior, debido a que las elecciones intermedias siempre han sido las de menos participación y por ende las de mayor abstencionismo. Situación que se combina en la actualidad con el contexto del pésimo nivel de credibilidad que tienen los políticos ante la sociedad.

Ante ello, los partidos políticos no tienen estrategias efectivas que contrarresten la mala imagen ni el hartazgo popular y he aquí el porqué de la difícil tarea de volver a “vender” la oferta política que de por sí es la existente y no tiene nada nuevo.

En una semana, cuando arranquen recorridos proselitistas, volverán a sonar las voces de brigadistas, las porras en las calles. Los miles de volantes en las casas y autos, los anuncios en radio y televisión. Toda la parafernalia que resultan en miles de pesos -millones tal vez- que se usan para el negocio electoral, el rédito del voto.

¿Qué nos ofrecerán de nuevo los partidos políticos? ¿Seguridad, empleo, desarrollo económico, salud? Vaya, no hay promesa que no se haya ya hecho en campaña, ni tampoco ofrecimiento que no se haya ya dado. Es por ello que para estas elecciones del 7 de junio, las primeras con nuevo árbitro electoral nacional y con mayor vigilancia y presunta transparencia en el trasfondo y discurso político, se prevé de nueva cuenta un panorama de mucho abstencionismo, de mucha polarización entre actores políticos y de mucha (re) presión para el militante de partido, para el operador de los grupos en el poder, para en quienes termina cayendo el castigo del resultado, si se gana o si se pierde en las casillas.

La elección para diputados federales será del tipo doméstico, no de las que muevan corazones ni pueblos enteros. Solo juegan los que saben hacerlo y solo estarán los que del oficio se sirven.

En una semana inician las campañas y es muy probable que usted y yo, amigo y amiga lectores, no podamos detener las vorágine electoral, el pandemónium político de los partidos, sin embargo, en nosotros caerá la decisión de si alguien gana o pierde, así digan y opinen lo contrario los expertos en la materia que cada vez más subestiman a la gente como seres pensantes e independientes que son capaces de sublevarse en las urnas.

En una semana inician las campañas y de nuevo veremos a los políticos tocando a nuestras puertas. Como apóstoles de la vieja teoría romana, tratarán de envolvernos en su sapiencia y de llevarnos a escenarios de pulcritud y moralidad. Como quien llega a tu casa y te ofrece entrar en una religión, la política estará disponible de nueva cuenta para todos, pero no será la mayoría la que determine su rumbo, sino los que ya con anterioridad han trazado la ruta, el camino y para muchos, el triunfo en las urnas.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu