Intelecto Opuesto

En riesgo de extinción

Los partidos con poca votación y militantes podrían estar ante sus últimos meses como parte del sistema partidista con registro ante las autoridades electorales del estado y el país.

Luego de la aprobación para la aparición de tres nuevos institutos políticos, con los que se llega a 10 en México, se tendrá una oferta única y extensa para el electorado, quien regularmente ya tiene sus preferencias para sufragar.

Y me refiero a que están en problemas, porque este fin de semana se dio a conocer que tras la elección en Coahuila, Movimiento Ciudadano, PT y Partido Progresista perdieron su registro local y por ende sus prerrogativas.

Contrario a lo de la última votación, el PRD se repuso en aquel estado norteño y regreso a la nómina de partidos que reciben dinero público para sus actividades.

No es ninguna teoría política el hecho de que los analistas se anticipen a escenarios y den números previos para tener claro lo que serán las elecciones de 2015 y 2016.

En Hidalgo, bajo ese espectro, se está en riesgo de perder el registro por lo menos dos partidos: PT y Movimiento Ciudadano.

Tomando en cuenta de que acudirán a las urnas coaligados ante la situación que se presenta con los nuevos partidos, los tradicionales de menor votación no tendrán otra más que apostarle a la suerte del electorado confuso que les regale la oportunidad de cruzar de más la boleta y marcar sus símbolos para que les sean contados sufragios que les den el mínimo para preservar el registro.

Y es que con las nuevas adecuaciones a la ley, se tendrá que poner atención tanto en al acomodo de logos en las boletas electorales, como la forma en que se contabilicen aquellos votos diferenciados que no sean anulados.

En Coahuila, la semana pasada, los tres partidos que perdieron el registro a pesar de haber jugado en coalición algunos distritos juntaron menos de 15 mil votos en el conteo general, que es más o menos lo que representa en Hidalgo su acumulado regular.

Pues con todo y eso perdieron la oportunidad de seguir dentro de los que reciben prerrogativas, que no significa tampoco que desaparecen; simplemente dejan de percibir dinero público. Sus actividades pueden seguir de forma normal, con militantes y operando con registro nacional.

No es cosa menor y tendrán que priorizar la forma en que llegan a las próximas elecciones los partidos con poca votación y militancia. En el estado, son varios los inmiscuidos, unos más que otros, pero si a cuentas vamos tendrán que ponerse las pilas desde los antes mencionados PT y Movimiento Ciudadano, hasta los que despuntaron en su momento pero que pueden caer en esta situación como el PVEM y Nueva Alianza. Obvio, los tres nuevos partidos en el país, Morena, Partido Humanista y Encuentro Social, empiezan de cero y también corren riesgo de debutar con una derrota electoral y perder el registro.

http://twitter.com/laloflu