Intelecto Opuesto

Reza por el PRI

Llegados los cambios internos del Partido Revolucionario Institucional se da pie al proceso de revisión interna que se prometió desde los resultados del pasado 5 de junio en donde no solo la cabeza sino todas las secretarías partidistas y cargos serán sometidos a revisión.

Para tal efecto el nuevo dirigente, el ex director de la CFE, Enrique Ochoa Reza, lanzó un primer llamado con carácter de urgente en donde propuso una nueva relación en la que los funcionarios del gobierno federal acudan a los estados a reunirse con los miembros de su partido "para informar y explicar los logros alcanzados".

Según Ochoa Reza, esta nueva relación gobierno-PRI que se propone tiene como objetivo principal refundar en el pensamiento de la sociedad que el tricolor es el partido que ayuda a la gente y que tiene las mejores propuestas, según explicó ayer el nuevo dirigente.

Básicamente y al más puro estilo de la política mexicana donde lo dice Juan para que lo oiga Pedro, se está pidiendo a altos funcionarios y a sus operadores poner los pies sobre la tierra; escuchar el llamado de la militancia, las sugerencias, atender las audiencias y todo lo que conlleva el servicio público.

Para recomponer el camino tricolor qué propuso Ochoa Reza; de acuerdo al partido en el poder federal, anunció que en los primeros cien días de su gestión visitará las 32 entidades federativas, para dialogar abierta y públicamente con los militantes priistas y la sociedad.

¿Quiénes deben hacer su parte en este llamado del nuevo presidente del PRI?, pues bastantes personajes que son todos los hidalguenses en el servicio público federal, quienes únicamente aparecieron en algunos momentos previos a la designación de candidaturas y a partir del 1 de abril se esfumaron.

Las opiniones respecto a la llegada del nuevo dirigente del priismo no se hicieron esperar y mientras unos mostraron lealtad incondicional al proyecto, otros mostraron escepticismo. Para la ex dirigente María de los Ángeles Moreno, partícipe en el Consejo Político Nacional, Enrique Ochoa Reza "goza de buena fama personal, académica y en el servicio público, además de su militancia priista de años y sensibilidad social".

En tanto para la también ex dirigente Dulce María Sauri, la designación es un proceso legal, pero que le falta legitimidad, y es por ello que ese proceso que durará semanas o meses, será en su opinión tiempo en contra para la recuperación electoral y de posicionamiento del tricolor en estados donde perdió el pasado 5 de junio.

En Hidalgo, pese a todo lo que se haya comentado, se tendrá que evaluar cada uno de los espacios y encargos pues aunque se logró la victoria en la contienda para gobernador, cayó la intención del voto en municipios y distritos para el Congreso local; de ahí que se debe priorizar como un estado clave para 2017 y 2018.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com