Intelecto Opuesto

Que también revisen los basureros

El tema de la recolección de basura y residuos sólidos urbanos en el país es un asunto que no se ha atendido del todo por parte de las autoridades de los estados y el gobierno federal.

Si bien se mantienen los programas actuales de reciclaje, de separación de basura y de tratamiento de algunos materiales, los esfuerzos son y han sido insuficientes en el tema.

De acuerdo con estadísticas globales, México general alrededor de 42 millones de toneladas anuales de residuos sólidos urbanos  de las cuales apenas se recicla el 10 por ciento.

Ahora más que nunca, que se planean políticas metropolitanas como el Hoy No Circula y la verificación para estados del centro del país, es necesario y urgente atacar de fondo el tema de la contaminación por basura en la misma megalópolis.

De acuerdo con el Programa Nacional para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos 2009-2012, uno de los rasgos que caracterizan a la legislación de las entidades federativas es que por lo general no abordan el tratamiento de los residuos peligrosos domésticos ni regula los microgeneradores de tales residuos. Lo anterior, como se señala en el estudio Residuos Sólidos Urbanos en México del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública del Congreso de la Unión.

Es decir, la problemática se ha tratado desde puntos de vista legislativos, políticos, partidistas, de intereses privados y públicos y poco o nada se ha resuelto.

Según los datos del estudio, en 10 entidades se concentra 65% del total de dichos residuos sólidos que siguen contaminando al país; destacan por el número de toneladas generadas anualmente, el Estado de México, Distrito Federal, Jalisco, Veracruz, Nuevo León, Puebla y Guanajuato.

Hidalgo aportó en un solo año (2009) 642 mil toneladas de basura, misma que fue a parar y en su mayoría continúa ahí depositada en celdas, o en espacios al aire libre, en los predios de Pachuca y la zona metropolitana, en el Altiplano, en la región Tula-Tepeji y en las comunidades de la Sierra y la Huasteca.

Hace un par de días un grupo de pobladores que se oponen a la apertura de un relleno sanitario metropolitano entre San Agustín Tlaxiaca y Zapotlán de Juárez, se manifestaron porque afirman que la puesta en marcha de un sitio de destino final de desechos terminará afectando a la zona, fraccionamientos, escuelas y la salud de la gente.

Debemos poner más que nunca en el debate y la agenda pública de la actualidad este tipo de situaciones. Ciudadanos oponiéndose quizá no al tratamiento de basura pero sí a que se realice cerca de centros urbanos o comunidades con población en situación de riesgo.

Se debe tomar conciencia de que el tema de la basura es algo que nos apremia y que pocos han sabido atender como se debe; no es sólo construir un sitio y que ahí se trate. Es generar sustentabilidad para la propia producción del tratamiento de residuos para que con el paso del tiempo no termine por dañar más al medio ambiente y a la ciudadanía.

http://twitter.com/laloflu