Intelecto Opuesto

Las reformas que no se ven

Tras la vorágine informativa de 2013, el primer año en la presidencia de Enrique Peña Nieto, y las reformas estructurales que todo mundo platicó como la energética y la hacendaria, algunos temas que quedaron rezagados salen con urgencia para este periodo legislativo, con premura para aprobarse puesto que deben estar en marcha pronto.

Se trata de reformas que también son estructurales pero en diversos niveles; cambios en la normatividad jurídica y administrativa de cuestiones que influyen en la calidad de vida del mexicano.

Por un lado, la aprobación a la nueva Ley de Vivienda que tiene el propósito de vincular la planeación del desarrollo urbano con las políticas federales, estatales y municipales en la materia.

Este paso, vinculado a las promesas de campaña del Presidente en ordenamiento territorial y desarrollo urbano y tras la reconfiguración de la ex Secretaría de la Reforma Agraria y ahora Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano,

Los diputados señalaron que las modificaciones y adiciones que se proponen a la ley, dotan a los tres órdenes de gobierno de instrumentos para conformar una política integral de suelo urbano y reservas territoriales que eviten la especulación de inmuebles y los procesos de expansión anárquica de las ciudades.

Asimismo, tienen como objetivo armonizar los programas federales, estatales y municipales relacionados con el desarrollo de la infraestructura básica, la planeación urbana y la edificación de vivienda sustentable, lo que permitirá un mejor aprovechamiento y explotación racional de los recursos naturales, privilegiando el respeto al medio ambiente.

También se pretende mejorar el diseño institucional de la organización administrativa encargada de la vivienda, para aspirar a un desarrollo con mayor equidad que corrija las diferencias regionales propiciadas por el crecimiento desordenado de las zonas urbanas.

Al igual que con la energética y el tema del petróleo, así como con la hacendaria y el tema de las finanzas ordenadas y cobro de impuestos para todos, estas reformas a la vivienda buscan lo mismo que todas: fortalecer la presencia del gobierno federal en los temas cruciales del país. En el caso de la construcción de la infraestructura básica de las ciudades, mejorar la planeación urbana y habitacional de los estados y municipios a fin de hacer viable el desarrollo integral de la vivienda.

Otra reforma que no se ve pero que va dar mucho (ya lo está haciendo) de qué hablar es la política. La conformación del nuevo Instituto Nacional Electoral que debe estar listo este año y las designaciones de los consejeros de dicho organismo significan un paso inusitado para nuestro país.

La vida de los partidos políticos podría dar un cambio total una vez puesto en marcha el INE, pues determinarán junto a los institutos estatales y el IFE la validez de elecciones y se podrá poner a consideración herramientas como el plebiscito y la consulta popular.

http://twitter.com/laloflu