Intelecto Opuesto

Las razones de Atitalaquia

El presidente municipal de Atitalaquia, Jaime Reyes Galindo, esgrimió tras la contingencia ocurrida en su demarcación el fin de semana pasado que se actuó con prontitud luego del percance en donde una pipa de gas explotó y provocó un fuerte incendio en la comunidad de Tlamaco en donde hasta el momento hay un saldo de una persona fallecida (ayer por la noche se comenzó a mencionar que había una segunda víctima fatal, el chofer de la pipa) y 7 lesionados de gravedad que son atendidos en diversos hospitales de la Ciudad de México, Pachuca, Tula y el Valle del Mezquital.

Lo declarado por el presidente municipal fue la antesala para anunciar que removerá al encargado de Protección Civil de su administración pero no por lo ocurrido el fin de semana, ni por los dichos o publicaciones de la prensa, ni por la presión social –la cual reconoce- sino porque es una situación natural de rotación de personal en sus servidores públicos.

Sorprende lo dicho por el político priista pues recién ocurridos los lamentables hechos no se muestra una actitud pública de humildad, ni mucho menos de autocrítica con lo declarado sobre su titular de Protección Civil; pues a pesar de que haya estado cerca de los familiares de los accidentados o que incluso no haya dormido en estos días por atender los resultados de la contingencia, sale a declarar que todo está bajo control y que son rotaciones normales en su ayuntamiento y que al parecer no escucha a la gente que se queja por obras, acciones sociales y revisiones de predios donde hay gaseros locales, a empresas en el Parque Industrial y la zona aledaña a la refinería de Pemex.

La realidad, más allá de los desafortunados comentarios vertidos, es que el municipio carece de un Atlas de Riesgos actualizado, conformado realmente para las necesidades de la zona y la región; tampoco cuenta con un cuerpo local de bomberos y rescatistas que estén al cuidado de la población de la cabecera y las comunidades.

Son recursos, sí, los que faltan y por lo que se justifica que no se puede contar con todo el elemento humano y físico para tener cuerpos de seguridad y prevención, pero ahí viene la gran pregunta ¿entonces para qué sirve tener una autoridad municipal si no es para que proteja los intereses de la población y garantice la calidad de vida y la seguridad?

Las razones por las que Atitalaquia pueda o no tener un plan de Protección Civil actualizado son muchas, o las del propio edil tricolor para poder decir que sí se atendió con prontitud la contingencia pero que ya son dos en lo que va de su administración. Lo cierto es que esto debe servir una vez más para que los ayuntamientos se pongan las pilas de una vez y elaboren los Atlas de Riesgos y conformen a sus cuerpos locales de rescate, de bomberos, de paramédicos, y no dejen todo a Protección Civil del estado, o a bomberos de Hidalgo y municipios aledaños, o al Ejército.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu