Intelecto Opuesto

Qué quieren con leyes de Telecom

Ayer se informó que el trabajo legislativo de esta semana en el Senado será al interior de cada grupo parlamentario con el fin de que en el dictamen de las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones se logre un acuerdo y consenso para beneficiar a los mexicanos con la iniciativa.

Todos los actores políticos y económicos del país están hablando del tema ¿qué es lo que realmente implica y en qué nos puede afectar o beneficiar?

Revisando el tema, desde mediados del año pasado en la Cámara de Diputados ya se sostenían los debates que preveían el escenario presente pero con nombre y apellido.

Desde 2013, en Dan Lázaro los legisladores se pronunciaron por cambiar los contenidos en la televisión ya que a su parecer no son los apropiados pues no promueven buenos valores e inculcan una realidad que no es la que se vive.

Según las cifras con las que cuentan los diputados, los niños mexicanos pasan 562 horas al año en la escuela y frente al televisor mil 569 horas, con un porcentaje de 4:30 horas diarias; tres veces más que en las aulas; también, otro dato que esgrimen es que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 94.7 por ciento de los hogares en México cuenta con al menos un televisor y el 30.4 por ciento de las familias tiene TV por cable.

También en 2013, la diputada federal hidalguense, Martha Gutiérrez Manrique del PRI, hizo votos para que en las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, se cree un marco que dé viabilidad y transparencia en el manejo del sector, a fin de que se respete y ejerza la libertad de expresión y se recuperen valores, sin dañar o exponer a la niñez ante el avance tecnológico.

Resaltó que más allá de colores y partidos, deben reglamentarse los contenidos de todos los medios de comunicación, de no hacerlo, advirtió está en mayor peligro la niñez mexicana.

Con este contexto podemos entender que el debate va más allá del tema del acaparamiento del negocio de las telecomunicaciones, como comúnmente se está manejando, en donde nos imaginamos a Carlos Slim, Emilio Azcárraga o Ricardo Salinas conjurando por elaborar un plan que les de más dividendos; más, de lo que tienen, casi imposible.

Sin embargo la realidad, como bien venían discutiendo los diputados desde el año pasado, es el de observar que con estos cambios a la ley “se tiene la oportunidad para encontrar ventajas y aprovechar el desarrollo tecnológico para que sea una herramienta de progreso y autoprotección, y no de la comisión de delitos”.

Por otro lado, también debemos observar que no todo son buenas intenciones, sino todo lo contrario. México padece de problemas de Alzhaimer y en el pecado llevamos la penitencia. No vaya ser que con las nuevas leyes de Telecom, ni se controle el contenido, ni se detengan las prácticas monopólicas.

http://twitter.com/laloflu