Intelecto Opuesto

Los puentes del Tuzobús

Este fin de semana el secretario de Obras Públicas de Hidalgo, Jesús Romero Quintanar, reveló que se tendrán 15 puentes sobre el boulevard Felipe Ángeles, ocho nuevos y siete más que se rehabilitaron, como parte de los accesos y salidas a lo que será el nuevo sistema de transporte masivo Tuzobús.

De acuerdo con el funcionario, los puentes serán parte del proceso de movilidad que se está planteando con la llegada del Tuzobús en donde además de cumplir con la función de paso peatonal sobre el corredor de Felipe Ángeles hasta la salida a la México-Pachuca, también serán el único acceso para poder abordar el nuevo transporte que recorrerá la ciudad en su artería principal hasta el Centro.

Según Romero Quintanar, los puentes cuentan con una rampa de 1.2 metros de ancho y una inclinación del 6 por ciento en escala gradual, lo que está basado en la Norma Oficial Mexicana en la materia que establece los requisitos arquitectónicos para facilitar el acceso, tránsito, uso y permanencia de las personas con discapacidad.

¿Qué dice la dichosa NOM que mencionan? En su apartado 6 de “Requisitos arquitectónicos específicos”, señala que se debe tener una pendiente no mayor a 6 por ciento de elevación, cuando se trate de dos o más niveles; en uno sólo permiten hasta el 8 por ciento de la altura, que valga aclarar, son grados de inclinación.

Es decir, de acuerdo a esta regla las rampas de los puentes del Tuzobús están en el límite de los establecido para el uso de personas con discapacidad; el asunto, a mi parecer y que ha causado polémica entre la población capitalina en el estado, radica en que al subir dichos puentes se torna cansado y sinuoso el camino.

Se sabe que este tipo de edificaciones ya existían en Pachuca desde hace mucho, que incluso estaban diseñadas para el paso de personas en sillas de ruedas, o de la tercera edad. La verdad es que no se les ve mucho andando por ahí.

Aún así, en la capital del estado se han hecho diversas obras para el beneficio de la movilidad de la ciudadanía no importando su condición física o sus capacidades; el punto es que no se le ha dado seguimiento a la política que promueve dicha movilidad peatonal y protección a la vida de quienes transitan sin auto o unidad motorizada.

En Pachuca no hace muchos años llegaron los modernos y europeos elevadores de puentes peatonales para personas con discapacidad o adultos mayores, una idea de última generación, pero que si se acude a ver en qué condiciones están dichas instalaciones, se darán cuenta que no están funcionando. Ahora con la llegada del Tuzobús no se pensó en demasiada modernidad, simplemente en una obra que cumpliera los requerimientos mínimos que marca la ley y que tendrá que ser usada por la población a sabiendas de que no se incurre en una situación fuera del estado de Derecho o de lo que marcan las leyes.

http://twitter.com/laloflu

eduardogonzalez.lopez@milenio.com