Intelecto Opuesto

Hay de pueblos mágicos a pueblos

El programa federal de Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo que comenzara en el año 2001 ha demostrado su eficacia en el desarrollo económico y social de los destinos más visitados del país.

En Hidalgo se cuenta con 5 sitios que ostentan la denominación y por la que reciben un presupuesto "extra" al municipal y estatal para mantener el rango con obra pública, servicios, accesos y demás infraestructura para mantenerlos en las mejores condiciones para recibir miles o millones de visitantes por año.

Sin embargo, una evaluación de la Cámara de Diputados señala que los beneficios y resultados presentan situaciones dispares entre los diferentes pueblos mágicos del país, pues mientras unos reciben más apoyo y generan mayor derrama, otros no consiguen los objetivos deseados.

Al interior de San Lázaro recién se solicitó una evaluación del apoyo financiero que se otorga a dichos destinos ya que a pesar de que dejan una derrama económica de 6 mil millones de pesos al año, los beneficios no son equitativos.

Lo anterior lo dijo la diputada María Luisa Beltrán Reyes del PRD, quien impulsa un punto de acuerdo por el que exhorta a la Secretaría de Turismo a realizar un balance general a 15 años de instaurado el Programa de Pueblos Mágicos, donde explique la situación de cada uno de los 111 pueblos registrados con esta denominación e informe por qué unos son más exitosos que otros.

Beltrán Reyes destacó que, si bien es cierto que el Programa de Pueblos Mágicos ha sido exitoso al dejar una inversión de 689 millones de pesos tan sólo en el 2015, es necesario crear destinos turísticos autosuficientes para ofrecer apoyos a otros lugares, a fin de generar más opciones turísticas.

Informó que de los 111 pueblos mágicos, algunos presentan mayor desarrollo que otros; ejemplo de ello es Real de Catorce, en San Luis Potosí, que en 11 años aumentó 670 por ciento su derrama económica y 400 por ciento su ocupación hotelera al incrementarse mil 300 por ciento la cantidad de visitantes. Otro ejemplo es Tequila, Jalisco, que registró un aumento de visitantes de 18 mil a 165 mil en 2003.

En Hidalgo, se ha pugnado porque los principales destinos de este tipo como Huasca de Ocampo (el primer Pueblo Mágico del estado), Real del Monte y Mineral del Chico tengan un mayor desarrollo que impacte a su población, pues siguen teniendo comunidades en vulnerabilidad y pobreza.

Para apoyar a más sitios, ayer el titular de la Secretaría de Turismo de Hidalgo, Eduardo Baños Gómez anunció el lanzamiento de la campaña "Pueblos con Sabor", distintivo que se le otorgará a los municipios y localidades hidalguenses que acrediten el origen de platillos típicos de la cocina local. Otra forma de apoyar a las zonas aledañas a los Pueblos Mágicos, y de paso será una estrategia de apoyo a la población para el auto empleo o el emprendimiento de comercios y negocios.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com