Intelecto Opuesto

Priistas buscan priistas

El escenario político del partido dominante en Hidalgo no solo es inédito sino que presenta escenarios nunca explorados por los propios militantes y líderes de grupos en regiones y al interior.

El PRI en Hidalgo se encuentra en un proceso de reajustes desde el inicio de la actual administración estatal en donde no termina por definirse qué pasará con el partido tricolor de aquí a finales de año donde deben tener avanzado su trabajo al interior para poder enfrentar 2018.

Y es que no solo son los puestos claves, la continuidad o no en la dirigencia, el respaldo o no a los antiguos grupos de control y de poder, a los nuevos o de reciente creación, o a los que están a la espera de serlo, sino la definición clara y precisa de los conceptos que perseguirán de cara a la sociedad.

También, la selección de nuevos candidatos: 7 para las diputaciones federales, 18 para el Congreso local, una fórmula para el Senado; más los suplentes, más las listas plurinominales, más los lineamientos de equidad de género y juventud.

En tanto el tiempo para eso llega, los priistas que no están dentro del gobierno buscan reagruparse ante los constantes mensajes políticos nacionales de la situación del partido, de la elección en Estado de México, Nayarit y Coahuila –con escenarios no tan alentadores como en los viejos tiempos- y con la permanente especulación "grillera" de los cambios en la organización por órdenes superiores.

Hoy el PRI en Hidalgo tiene en su dirigente Alberto Meléndez Apodaca a un activo que se ha sabido esperar a los designios de su dirigencia nacional; que previo a su asamblea nacional tendrá la oportunidad de buscar una oportunidad importante para convocar al priismo hidalguense a replantearse los escenarios democráticos.

Por otro lado están los ex dirigentes del partido que ya se están moviendo al interior: Jaime Costeira Cruz, Geraldina García Gordillo, José Antonio Rojo, todos con fuerte arraigo al priismo del estado; con ex diputados locales y federales pidiendo audiencias, solicitando espacios de debate para poder generar agendas de trabajo en las regiones.

Agrupaciones como el Consejo Supremmo Hñahñu de Ixmiquilpan alzan la mano para ingresar a la dinámica; sus ex líderes Roberto Pedraza, Fernando Salvador, su actual líder y diputado local Luis Vega. Buscan espacios que tal vez parecían estar cerrados o donde no se habían propuesto entrar por respeto a los tiempos, pero como dicen en el edificio de Luis Donaldo Colosio en Pachuca, hoy son los tiempos.

Falta quizá la jugada maestra que viene precedida en cada sexenio de quien se erige como el jefe político del estado, como el primer priista, cenopista, cenecista y cuya opinión cuenta sobre todas. Aún no se ha visto del todo cómo será el papel que jugará en su partido el gobernador Omar Fayad Meneses, y esa será la última y al parecer gran estrategia que definirá el rumbo del priismo local no solo para su asamblea nacional sino para 2018 en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com