Intelecto Opuesto

Política ambiental

Días antes de rendir protesta como gobernador de Hidalgo, Omar Fayad presentó a quienes lo acompañarían dentro de su gabinete.

En un salón de eventos sociales de la capital hidalguense, uno a uno fueron desfilando quienes ahora se encuentran al frente de las principales oficinas estatales.

Ahí fue presentado Benjamín Rico Moreno como secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo; un personaje de la vida política hidalguense que había sido nombrado ya en la víspera como hombre cercano al nuevo mandatario, amigo de mucho años y colaborador desde aquellas épocas de la presidencia municipal de Pachuca y quien además ya había sido parte de un equipo estatal en el mandato de Jesús Murillo Karam.

Su nombramiento no fue mal visto, pero tampoco celebrado. Y es que ante la impresión popular de que la oficina ambiental de una entidad debe enfocarse únicamente a la ecología y a sus activistas, muchos quedaron con la duda de qué tiene que hacer Rico Moreno ahí.

Pues, apenas dos meses después del nombramiento vemos que tras haberse realizado los foros regionales para la conformación del Plan Estatal de Desarrollo surgen las inquietudes y cuestionamientos que por años y anteriores periodos ni se habían planteado como: Normatividad ambiental, regulación con empresas, relación industrias y gobierno y responsabilidad social, política empresarial en materia ambiental y política pública en el tema.

Dudo que algún activista o ecologista pueda realizar el lobbying político que se requiere para influir en una cementera o en una paraestatal federal y para eso está Benjamín Rico; si es el plan del gobernador Omar Fayad tener una oficina ambiental moderna e innovadora, debe empezar por dotarla de todas las herramientas necesarias pues los temas que se vienen son de interés público y social: tratamiento de desechos sólidos, clausura de tiraderos a cielo abierto, contaminación vehicular, implementación de medidas de urgencia y contingencia, todo un paquete de trabajo en la materia que podría derivar en reformas, sanciones, captación de recursos e inversiones.

Entonces, ¿fue acertada la llegada de Benjamín Rico Moreno a la Semarnath?, la idea de inicio de tener a un experimentado ingeniero civil con formación política al frente de dicha oficina suena a que sí.

Vemos los casos de estados como Morelos o la Ciudad de México en donde sus destacadas figuras en política ambiental los han llevado a figurar dentro del mapa nacional como sitios de vanguardia con implementación de políticas a la altura de las grandes urbes del mundo. A eso debe apostarle Hidalgo, a ser un referente en medio ambiente y para ello parece estar trabajando el gobernador Fayad y su secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com