Intelecto Opuesto

El pleito de los maestros

Es un tema que no ha dejado de estar entre los principales que afectan a la sociedad mexicana. Los docentes del país, los encargados de impartir formación académica, en muchas ocasiones hasta los valores que no se dan en casa, son presa desde hace un par de años de cuestiones políticas, mediáticas, administrativas y hasta legales que mantienen sino en vilo, sí muy lacerado al sistema magisterial mexicano.

Fue la separación de la ex líderes Elba Esther Gordillo de las filas del PRI desde la década anterior, la postura incómoda de formar más que un partido político todo un ejército de elementos y operadores electorales que decidieron candidaturas, impusieron gobiernos estatales e incluso influyeron de sobremanera en la llegada a Los Pinos de un Presidente (Felipe Calderón, 2006-2012).

A raíz de la llegada de Enrique Peña Nieto al poder, la figura de la maestra Gordillo cayó y la historia ya todos la conocemos; hoy vive entre juicios y alegatos en busca de obtener su libertad. Con ella, toda una era sindical y política que parece debilitarse con el paso del tiempo; en los estados, sus reductos aún se mantienen pero no como en antaño.

En Hidalgo, una sección sindical otrora fuerte y "elbista", hoy es un espacio dividido entre grupos antagónicos y otros que se mantienen por que no les quedó de otra.

Los maestros hidalguenses, docentes hombres y mujeres normalistas, licenciados en Educación, Pedagogía, hoy están más alejados de las aulas y la docencia por cuestiones que los preocupan. La Reforma Educativa nunca fue bien aceptada, la ley educativa manoseada, ahora se quiere imponer a raja tabla. Se rumora que disminuirán el aguinaldo de los maestros en Hidalgo, se dice que la evaluación es "punitiva", que no es justa, que no habrá proceso escalafonario justo.

También se dice que se busca terminar con los contratos eternos, que se les está pidiendo a docentes que renuncien, que se les vuelve a contratar, pero con un interinato, es decir, contratos temporales; se quedan sin base, sin plaza.

Para ello, ya hay operativos de supervisión escolar en turnos vespertinos, los cuales serían los primeros en desaparecer según argumentan miembros del sindicato. El motivo es la presunta baja matrícula cuando pues se ha documentado que por aula hay no más de 25 estudiantes en salones de primaria y secundarias, cuando en las mañanas superan los 40 educandos.

El tema no es menor, y aunque se dice que el líder del SNTE en Hidalgo, Sinuhé Ramírez Oviedo, ya pidió apoyo estatal y de la delegación federal de educación, para que esto no le termine reventando en las manos, la realidad es que sí habrá mucho de qué hablar para fin de año si no se entregan aguinaldos, vacaciones y prestaciones acostumbradas a los maestros hidalguenses.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com