Intelecto Opuesto

La oferta de los partidos II

Ante el escenario político nacional de renovación en las dirigencias del PRI, PAN y PRD, los institutos con sede en Hidalgo deben replantearse la forma en cómo se están llevando las riendas de sus propias estrategias con miras a la elección del siguiente año.

En el caso de la oposición es una realidad que deben, como obligación y necesidad, replantearse todas las posibilidades con que cuentan para la elección del siguiente año. Y me refiero a oposición a los que incluso han sido aliados del partido hegemónico, que han servido de buena plataforma pero que al final también han quedado relegados del mapa político estatal.

En primer término está Acción Nacional en Hidalgo, un partido que ha gravitado de forma casi espeluznante a las oficinas del poder en Plaza Juárez, que puede pasar de ser segunda fuerza política a penúltima o última; con dos o un diputado en el Congreso local, y que a la siguiente votación de alza con hasta 10 alcaldías.

Así es el panismo hidalguense, inestable. Por ello deben buscar mantener una línea de trabajo que les permita tener militancia no solo activa sino consciente de que no solo en las elecciones se trabaja –aunque suene a discurso tricolor- sino en todo el año.

Un buen líder blanquiazul (y no es que Asael Hernández no lo sea) unificará a todas las expresiones del panismo en el estado y dará cabida a las inquietudes por encima de las determinaciones de una cúpula. De otra forma, ni con candidatos o candidatas polémicos, famosos o hasta importados podrán figurar como lo desean.

En segundo término, el PRD en Hidalgo, el partido que más proyección puede alcanzar si se renueva a la par de su dirigencia nacional; ya salieron el senador Isidro Pedraza y el diputado federal, Pedro Porras, por separado, a hacer llamados para crear frentes de izquierda de cara a 2016. Son dos opciones para una mancuerna que pueda competirle al PRI en la entidad. Por desgracia, ya tienen camino recorrido y rencillas en municipios con sus propios seguidores. Quizá no les alcance, pero pueden intentarlo si toman las riendas de su propio partido.

En cuanto a los demás, la oferta se limita a lo que puede crecer Nueva Alianza y el Partido Verde, quienes tienen una gran oportunidad no solo de aliarse con el PRI para permanecer intactos sino que pueden aún ser vistos como una opción para el electorado, más allá de todo el daño que se han autoinfringido desde sus dirigencias nacionales.  Y aunque a muchos no les parezca, Encuentro Social se les suma a estos dos para poder ser opción para el tricolor. Sus resultados en la última elección los avalan y pueden dar la sorpresa con candidatos independientes que acepten sumarse a sus filas.

Por último, no menos importante, Morena. La opción al final de la boleta que ganará en Hidalgo más de un par de alcaldías, un espacio en el Congreso local y restará muchos, demasiados sufragios a los principales contendientes del PRI.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu