Intelecto Opuesto

La novela de los maestros

La división de grupos al interior de la Sección 15 del SNTE comenzó a tomar matices más drásticos ahora que mezclaron temas como el revanchismo político, los recuerdos de añejas decisiones entre los grupos de poder al interior del gremio y hasta la reforma educativa.

Ayer, un grupo de simpatizantes de la exlíder Mirna García López se reunieron para discernir sobre el futuro de la “batalla” que afirman comenzarán para evitar una cacería de brujas en el asunto de la limpia a la Sección 15 del SNTE.

En escena reaparecieron personajes como Fernando Flores Pérez, ex presidente de Nueva Alianza en el estado, Heriberto Martínez Santiago, otro ex dirigente político panalista y quien fuera comisionado hasta hace no mucho a tareas en la dirigencia nacional del SNTE; así como los diputados locales –no todos- de la bancada neoaliancista en el estado y el ex secretario de Turismo y Cultura de Hidalgo, Renato Olivares.

Todos coincidieron en que el asunto no tiene nada que ver con los faltantes que dicen resultaron de la auditoría practicada a la Sección 15 cuando García López fue dirigente saliente, sino que es una situación personal en contra del grupo de Moisés Jiménez, Alejandro Soto y la propia Mirna.

En 24 horas, el asunto cobró relevancia en redes sociales y en páginas de apoyo al SNTE en diversas regiones con comentarios a favor y en contra; incluso, ya circulan videos en donde se vislumbra el resultado de las acciones emprendidas dentro del sindicato en los últimos meses: la división de ala llamada base.

En uno de dichos videos que circulan se observa al actual coordinador legislativo del Panal en Hidalgo, Víctor Trejo Carpio, en lo que parece ser un patio escolar de alguna primaria en el estado, discutiendo con directores y supervisores, con profesores y trabajadores del plantel, sobre la aplicación de las evaluaciones así como de los exámenes para plazas docentes.

Ahí se mencionan frases que van desde el enojo hasta la denostación e incluso termina el video con una serie de empujones.

La realidad del sindicato magisterial en Hidalgo, lamentablemente, es esa. Disparidades, aventones, dimes y diretes, dentro de una organización que para recomponerse está sufriendo una catarsis de personajes que parecían inamovibles y que de ahora en adelante se exigirá que se trate de la misma forma a quienes intente cometer acciones similares a las que presuntamente se le está imputando a Mirna García López.

Las autoridades del estado y las educativas de todos los órdenes de gobierno están mirando de lejos la novela magisterial, sin embargo, deberían comenzar a acercarse para mantener no sólo la paz en el SNTE sino la seguridad de que situaciones como estas no afectarán el próximo lunes cuando sea el inicio de clases en todo el estado.

http://twitter.com/laloflu