Intelecto Opuesto

Morena y la Universidad

Los acuerdos de Morena y la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo ya alcanzaron la cúpula nacional de dicho partido previo a la designación de candidaturas a diputados federales, locales e incluso el Senado.

El acuerdo no solo fue "arriba", sino que dicen alcanzó al propio Andrés Manuel López Obrador quien vía su principal operador político para Hidalgo, Octavio Romero Oropeza, quien mantiene el control del partido en la entidad y que se habría reunido ya con las máximas cabezas del Grupo Universidad, Gerardo y Damián Sosa Castelán.

Dentro de las pláticas que avanzaron muy rápido y en poco tiempo, prácticamente de un mes a la fecha, se acordó disponer de recursos económicos y capital humano para las campañas, siempre y cuando se dieran espacios importantes para personajes de Hidalgo.

Uno de ellos, el ex rector de la UAEH, Humberto Veras Godoy, quien sería uno de los aspirantes a candidatura para el Congreso local por Pachuca; otro Marco Antonio Martínez Hernández por Tulancingo y la ya antes mencionada Lidia García Anaya, líder sindical de la Universidad, quien está ya en las listas plurinominales de Morena para ser legisladora.

Dicho arreglo también espera la resolución de un sitio para el Senado, incluso la suplencia, tras darse a conocer una encuesta interna el fin de semana pasado donde los participantes se quejaron de la intromisión de la naranja universitaria que juega este 2018 con Movimiento Ciudadano, con el PAN y ahora, con Morena.

Por tal insurrección política, dicen, los que han estado inmersos en todo el meollo partidista y de la política hidalguense combinada con la toma de decisiones nacionales, que desde la propia Secretaría de Educación Pública se pidió no dar "ni un peso más" a la Universidad. Acto seguido, estalló la huelga que este viernes cumple los seis días.

También, la incursión del Grupo Universidad en Morena ya causó molestia e indignación en todos los sectores del partido que llevan trabajando y armando estructuras desde hace casi dos años y quienes salieron a dar la cara cuando vino AMLO para firmar su famoso pacto o acuerdo por un proyecto de nación.

Como ejemplo, esta semana van dos protestas en la sede estatal de Morena, con integrantes de comités municipales quienes piden no permitir la intromisión de Sosa y compañía; ayer, militantes de Morena provenientes del distrito de Ixmiquilpan, instalaron un campamento en las oficinas nacionales de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México en espera a ser atendidos por la Comisión Nacional de Elecciones de ese partido.

Al parecer ya es tarde para dar reversa a la decisión que se tomó "desde arriba" y puede que estemos ante el inicio de la tradicional caída en las encuestas, preferencias, y demás oportunidades que tiene AMLO para ser siempre presidente pero que nunca se llega a consolidar.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com