Intelecto Opuesto

Aquí estamos los más de 100 millones

Sin acuerdos políticos, ni sociales, ni en materia de seguridad, ni para mejorar la calidad de vida de la población, el país se encuentra en un largo lapso de crisis asentada por el crimen organizado, el alza de precios, los cambios fiscales, más lo de siempre: la inseguridad e impunidad.

Y es que no podemos seguirnos guiando por la especulación o cerrarnos completamente a la realidad cuando a diario vemos y leemos noticias que van desde la falta de gobernabilidad hasta las manifestaciones de hartazgo de la población.

Despertamos desde el 1 de enero de 2014 con temas como guardias comunitarias, avance de tropas militares, incursión de policías federales, más cobro de impuestos, menos consideraciones con los contribuyentes, exhibición pública de datos personales, en fin, una cargada de situaciones que van en detrimento de nuestra posición como país en supuesto camino al desarrollo económico, social y de recuperación de valores.

Me queda claro que no en todas los estados, ni en todas las regiones, ni en todos los rincones la situación parece estar como la pintan, sin embargo si es alarmante el nivel de desorganización política y administrativa con que se manejan los asuntos del interés nacional.

El futuro que está en juego se le apuesta al lado político y a la continuidad del PRI en 2018, no a una mejoría que permita desde este 2014 poder contar con un país que goce de igualdad de oportunidades, de mejores empleos y mejores salarios.

Recuerdo que apenas hace un año escribía sobre como dejaba el país el PAN tras 12 años de gobierno con Vicente Fox y Felipe Calderón y a 12 meses la situación, si bien no ha empeorado de forma crítica sí está en una fase de estancamiento que por la gravedad de algunas situaciones que se están padeciendo, no soportan más estar a la espera de alguna estrategia que impulse o combata flagelos que afectan al país.

Tomando en cuenta el escenario antes explicado, podemos discernir algunas cuestiones. En primer punto, la más importante, la de la seguridad en el país. No hay punto de comparación con alguna situación que pueda afectar más a la gente que el miedo de salir a las calles; el temor de tener que dejar el hogar mientras no se sabe si se va a volver o no. ¿Cómo producir bienestar y trabajo para este país cuando se vive en incertidumbre? Ahí una de las graves y grandes problemas de México.

En segundo término está la economía y la respuesta de las autoridades que administran el dinero público y quienes determinaron que un alza en impuestos, aumento en cobros, más control sobre el contribuyente pero a la vez menos transparencia en sectores decisivos como el del manejo discrecional de fondos nacionales para programas y políticas sociales, nos van a sacar adelante en una improvisada situación de saber qué va a pasar en este 2014 con México.

http://twitter.com/laloflu