Intelecto Opuesto

¿Y la mesa política?

La agenda política de los partidos en Hidalgo sigue siendo un tema pendiente o al menos no del conocimiento público por lo que permanece como incógnita dentro de los trabajos previos a los que se debe llegar antes del inicio del proceso electoral 2018 que iniciará en diciembre próximo.

Con la primera etapa concluida en el redireccionamiento de la administración estatal, el paso siguiente ya con una base sólida en el Ejecutivo hidalguense es poder mostrar el rumbo de la política estatal; es decir, cuál es la intención del gobierno para con los actores políticos de todos los partidos y los que no pertenecen a ellos, para con la sociedad civil organizada e incluso para grupos de oposición.

Ayer el llamado fue desde el Instituto Estatal Electoral donde la presidenta del organismo, Guillermina Vázquez Benítez sostuvo que aún no son convidados a poder proponer y revisar lo concerniente al tema del Código Electoral local donde se encontraron temas que deben revisarse para evitar desaguisados en lo que serán las votaciones para diputados locales del siguiente año que es el proceso a organizarse por parte de la entidad.

A la par, el INE a nivel federal tendrá que celebrar en Hidalgo elecciones para diputados federales, senadores y la Presidencia; donde los principales interesados que son los partidos políticos, preparan una lista se observaciones que tienen que ver principalmente con las quejas que se tuvieron durante la elección de 2016: financiamiento, sanciones y multas, equidad de género, violencia política y muchos casos más que deben ser analizados y revertidos en caso de que no abonen a la democracia hidalguense.

Hasta donde se sabe ningún partido político u organización con intenciones de participar en las elecciones del siguiente año ha sostenido una reunión o se han sentado a la mesa de Gobernación, puesto que aún los tiempos se ven lejos; no obstante no deberían de echar en saco roto que pasando el proceso del próximo domingo en el Estado de México, todo será política y elecciones de aquí al siguiente año.

Un estado como Hidalgo con mucha tradición política y que durante los últimos procesos ha aumentado en su cifra de electorado participante representa un reto para las autoridades tanto del poder Ejecutivo como las de la organización de votaciones puesto que se pone a prueba desde la estabilidad hasta situaciones de gobernabilidad.

La importancia de la mesa política en Hidalgo no pasa tanto por el hecho de que se vean en una foto a los líderes de partidos con el secretario de Gobierno y subsecretarios, sino que realmente se abra y exista ese canal de comunicación entre actores y autoridades; en donde se involucren a los diputados y se revisen las leyes y puedan adecuarse a lo que serán los tiempos electorales de 2018.

Aún no se tocan temas como redes sociales y campañas negras (lo vimos todo este proceso en el Estado de México), ni violencia de género, ni financiamiento, por lo que hay mucho trabajo por hacer en materia de política y partidos en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com