Intelecto Opuesto

Matrimonios igualitarios

Ayer la Suprema Corte de Justicia de la Nación reiteró que las disposiciones del Código Civil del estado de Nuevo León sobre el matrimonio excluyen injustificadamente a las parejas homosexuales.

En la misma sesión, celebrada en la primera sala del Alto Tribunal en la Ciudad de México, se usó la misma jurisprudencia para dar entrada a un amparo proveniente del estado de Hidalgo y promovido por seis personas en donde se impugnaron tres artículos de la Ley para la Familia del Estado de Hidalgo por considerarlos discriminatorios.

De acuerdo con la Corte, se determinó la inconstitucionalidad de los preceptos correspondientes que circunscriben el matrimonio y concubinato a parejas de distinto sexo en Hidalgo; esto en relación a los artículos 8, 11 y 143 de la mencionada Ley estatal.

¿Qué dicen dichos artículos?, el 8 precisa que "El matrimonio es una institución social y permanente, por la cual se establece la unión jurídica de un solo hombre y una sola mujer, que con igualdad de derechos y obligaciones, originan el nacimiento y estabilidad de una familia, así como la realización de una comunidad de vida plena y responsable".

El 11: "El Estado protegerá la institución del matrimonio por ser un fundamento de la familia y la conservación de la especie".

Y finalmente el 143: "El concubinato es la unión de un hombre y una mujer libres de matrimonio, que durante más de cinco años, de manera pacífica, pública, continua y permanente, hacen vida en común como si estuvieran casados, con los deberes, derechos y obligaciones, previstos en el Capítulo V, Título Segundo de esta Ley".

Pude charlar minutos después de conocer la información pública con Yolanda Molina Reyes quien es la abogada del Frente de la Diversidad Sexual que agrupa a las organizaciones y asociaciones en Hidalgo que componen el llamado grupo de México Igualitario y que defiende y promueven los derechos de personas del mismo sexo para contraer matrimonio y formar una familia.

Según me explicó la litigante, se trata de un apercibimiento en el que la Corte es muy clara y deben ahora los diputados hidalguenses y el gobierno del estado tomar en cuenta dicha opinión, la más profunda en materia jurídica que existe en el país.

De igual forma me aclaró que aunque exista una iniciativa presidencial para el tema, los estados cuentan con sus propias normas y reglamentos cívicos para el matrimonio y al ser autónomos en su legislación pueden no apegarse a la Federación, por lo que insistió es necesario que se tome en cuenta la determinación de la Corte de declarar como discriminatorio el que no se considere dentro del texto legal a los matrimonios igualitarios.

El gobernador Omar Fayad viene analizando el tema desde su llegada al Ejecutivo el 5 de septiembre, y aunque dijo que no era un tema aclamado o solicitado por la mayoría, con la opinión legal de la Corte tendrán que entrarle sí o sí.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com