Intelecto Opuesto

Nuestro machismo de cada día

La promoción y defensa de los derechos de las niñas y mujeres en el estado de Hidalgo es un trabajo relativamente nuevo. Incluso podría pensarse que hay zonas de la entidad que desconocen en su totalidad lo que es el respeto hacia la mujer así como los modales dentro de un núcleo social como el matrimonio, la familia o el trabajo.

Si a eso le agregamos que los hombres en general cargamos tendencias machistas con nuestras acciones dentro de una sociedad como la mexicana, tenemos un gran problema de comportamiento que se refleja en la vida de nuestras parejas, hermanos, padres y amistades.

Ayer se dio a conocer uno de esos casos que no deberían de darse en ningún ámbito de la vida. Un hombre golpeando a una mujer con todas las agravantes y desventajas posibles. Un hombre que además se dedica a la vida pública y política, un hombre representante del género ante la sociedad, un presidente municipal que agrade a su esposa, la directora del Sistema DIF en la demarcación.

Se trata de Hilario Mendoza Benito, alcalde de Tepehuacán de Guerrero, acusado de golpear de forma brutal a su esposa, María Virginia Ortiz Muñoz, la cual sufrió fractura de maxilar inferior y golpes en diversas partes de su cuerpo la noche del pasado 20 de diciembre.

La denuncia pública fue hecha por la diputada local del PRD, Imelda Cuéllar Cano, quien es presidenta de la Comisión de Equidad de Género del Congreso estatal, quien además de forma valiente exigió a la Junta de Gobierno encabezada por el diputado Ernesto Gil Elorduy, sea de paso a un proceso de juicio político en contra del funcionario público acusado por los delitos de violencia intrafamiliar y agresiones, que dicho sea de paso ya son investigados por la Procuraduría General de Justicia del Estado bajo la averiguación previa número DAP/540/2013.

El linchamiento público, producto de la denuncia por haberle pegado a una mujer, sea quien sea, es lo más común en estos casos. Incluso hay quienes ya están acostumbrados a recibir este tipo de acusaciones y son clientes asiduos de los juzgados familiares.

El caso aquí, además del estado de salud de la agraviada, es que con estas acciones se viene a empañar la labor en materia de equidad de género en los municipios de Hidalgo. Es una realidad que el trabajo se ha venido haciendo en cada una de las 84 alcaldías, que se les ha pedido conformar oficinas de atención a las mujeres, instancias locales de apoyo y género, vaya, hasta presupuesto destinado para la atención del sector femenino.

Estoy seguro que una acción como la denunciada ayer no tirará a al borda el trabajo del Instituto Hidalguense de la Mujer y del Sistema DIF estatal sino que, al contrario, pondrá la lupa en los principales actores políticos para saber cómo se están comportando en materia de respeto a los derechos de las mujeres del estado, empezando por las de sus hogares.

http://twitter.com/laloflu