Intelecto Opuesto

Libertad de expresión

Las últimas semanas el tema de la vulnerabilidad del periodista en México ha sido protagonista en todos los foros de seguridad nacional y políticos.

Desde los pronunciamientos inéditos del gremio a nivel país y en estados (como en el caso de Hidalgo donde ayer compañeros de medios locales y agencias de noticias lanzaron un desplegado), hasta los discursos del Presidente Enrique Peña, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong y organizaciones sociales, el hecho de que la violencia se haya agudizado hacia la figura del periodista mexicano trastocó todos los órdenes de la sociedad.

Y es que, como bien dicen, un país que no protege a sus periodistas no solo atenta contra el futuro de la democracia sino contra la propia libertad de expresión que es una garantía constitucional y un derecho humano.

Es indispensable pues que todos los involucrados, periodistas y autoridades, pero también actores políticos, organizaciones, diputados y todo servidor público, participen en el ejercicio de las propuestas para la protección de la libertad de expresión.

Recientemente, el diputado local del PRI, Canek Vázquez Góngora, convocó desde la tribuna del Congreso en Hidalgo a que se concrete de una vez por todas el mecanismo de protección para periodistas; que se elaboren los lineamientos adicionales para la Ley vigente y que se ejecuten las penas y sanciones en caso de delitos contra los comunicadores.

Su participación fue llamativa pues son pocos los actores políticos que se han animado desde Hidalgo a alzar la voz en el tema; el segundo fue el diputado Ernesto Vázquez Baca quien también hizo lo propio y pidió tipificar toda acción ilícita en contra de los periodistas.

Dos propuestas que deben avanzar cuanto antes si se pretende pasar de los discursos a los hechos; llamar a la conformación de un grupo especial para la elaboración del reglamento para la Ley de Protección, y un consejo de participación social con los propios periodistas, diputados, gobierno del estado y municipios.

En días pasados el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a acabar con la impunidad en los crímenes a periodistas y defensores de derechos humanos con el fortalecimiento a la estructura y el presupuesto asignado al mecanismo de protección.

También el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció que el mecanismo de protección a periodistas es insuficiente, y que se necesita una respuesta de Estado para frenar la violencia a los comunicadores y "cerrar las puertas a la impunidad".

Todos deben participar y no se debe de limitar la voz a nadie en este problema nacional, pero también se debe exigir que se resuelva y se garantice la actividad periodística sin riesgos en México.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com