Intelecto Opuesto

Sin más impuestos pero con Hacienda

La recaudación de impuestos en México parece haber conseguido el propósito de tener en vilo a todos los contribuyentes que de uno u otro modo tienen que ver con el SAT y Hacienda.

Los mexicanos convertidos en micro, pequeños y medianos pagadores de tributo al gobierno, son la nueva especie a examinar para lo que resta del sexenio.

En la pasada administración nacional, bajo el cobijo presidencial y de la clase económica que es minoría, la alta y muy alta, los especialistas del gobierno señalaban que medidas como el IETU eran necesarias para las finanzas del país; es más, se llegó a decir que incluso eran ya parte esencial del tesoro recaudatorio en México.

El propio ex secretario de Hacienda, hoy senador, Ernesto Cordero, defendía la permanencia de por vida del IETU pues resultaba un jugoso negocio recaudatorio, lo que cortó de tajo esta nueva administración con Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, la visión gerencial que impregnan sobre las finanzas de un país los nuevos economistas de la política mexicana, parecen traer consigo tendencias de hilarante inventiva, de alto calado como le dicen, para proponer cuestiones que únicamente se pueden realizar en sociedades de primer mundo. Por desgracia, México no lo es y está muy lejos de serlo.

Como ejemplo están las primeras noticias tras la reforma hacendaria en México. Cámaras empresariales que han decidido informar a sus agremiados sobre amparos; pérdida de ingreso para pagos de incentivos a empleados por aumento en carga tributaria, menos capacidad de gasto de las empresas y sobre todo, un ánimo de desdeño, aún peor que el que existía, al sistema de recaudación del gobierno federal.

De acuerdo con información de MILENIO, la Corporación Mexicana de Restaurantes (CMR) reportó que en 2013 tuvo una pérdida neta de 174.4 millones de pesos, derivado de la creación de una provisión fiscal para enfrentar futuros pagos de impuestos con motivo de la reforma hacendaria que entró en vigor en enero de 2014. Esta compañía opera y administra las 123 unidades de las firmas Wings, Chilis, Restaurante La Destilería, Olive Garden, The Capital Grille, Red Lobster y Fonda Mexicana.

A pesar de esto, la Secretaría de Hacienda reporta que la recaudación tributaria tuvo un incremento anual de 22.9% en enero de 2014, a causa de que la captación ascendió a 209 mil 59 millones de pesos, cifra superior a los 162 mil 809 millones que obtuvo en enero de 2013.

Mientras las grandes empresas que mueven a este país parece no haberles hecho ni un rasguño las nuevas disposiciones fiscales (en apariencia repito), los miles y miles de contribuyentes que sostienen al fisco son sobre los que más atención y énfasis se está haciendo, como si de su dinero dependiera la vida no sólo nacional, sino la institucionalidad de la administración pública.

http://twitter.com/laloflu