Intelecto Opuesto

Un huapango para Hidalgo

Ayer en el Congreso del estado de Hidalgo nombró al género musical del huapango como Patrimonio Cultural Inmaterial, un logro que enaltece las tradiciones y cultura de todos los que habitamos este hermoso estado.

Como en su momento ocurre con el Reloj Monumental de Pachuca, con los Atlantes de Tula de Allende, con las minas de Real del Monte, con los prismas basálticos de Huasca de Ocampo y con los cientos y cientos de lugares y sitios, costumbres y tradiciones locales, el huapango pasa a ser la estrella que le faltaba al firmamento hidalguense.

Tuvo que ser en el año del centenario del natalicio de don Nicandro Castillo, el Hidalguense, el primer músico en México que grabó huapangos y sones en la historia, como lo afirma su historiador Enrique Rivas Paniagua.

La declaración como bien intangible, de acuerdo a lo aprobado por el Congreso del estado, comprende la protección, conservación y difusión del Huapango en el territorio estatal, en su entorno social y natural, así como su baile, música, lírica y vestimenta.

También se especifica que la Secretaria de Turismo y Cultura local gestionará acciones encaminadas al cumplimiento de este decreto, para lo cual deberá auxiliarse de artistas, creadores y la población en general para alcanzar objetivos y metas planteadas.

Más que un logro alcanzado por la Legislatura, que en estricto sentido laboral y administrativo lo es, es un reconocimiento al valor que este género musical tiene para Hidalgo y buena parte de sus habitantes.

Demetrio Vite, Adelfo Hernández, Los Plateados, Alma Huapanguera, Los Pescadores, Los Rogacianos, Armonía Hidalguense, Trío Zacualtipán, El Camarón y sus Hidalguenses, Dinastía Hidalguense, Los Brujos de Huejutla, y decenas de tríos que se suman a los huapangueros de Hidalgo, son el alma que mantiene viva la tradición de la música en las regiones.

Son ellos a los que también se les debe de reconocer más que con festivales o programas culturales, con apoyos para poder contar con espacios dentro y fuera del estado; con grabaciones y difusión del testimonio sonoro de lo que comenzara con el nacimiento del Cantor de las Huastecas el 17 de marzo de 1914 en Xochiatipan.

Curiosamente, la propuesta fue muy bien recibida fuera del estado, pues ya son varias entidades las que promulgan este tipo de acciones para la preservación de huapango y se espera que se sumen otras más, en específico Tamaulipas, una de las regiones con más huapango en el país.

En resumen, sí es un logro el reconocimiento al huapango en Hidalgo, y sí es un homenaje a quienes lo viven y lo promueven, pues es la música el alimento que da vida a una comunidad, que permite acercarse a las raíces más profundas del arte popular, de la máxima expresión sentimental, el arraigo natural de nuestros orígenes.

http://twitter.com/laloflu